Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro ucraniano de Economía, Aivaras Abromavicius, posa durante una conferencia de prensa en la embajada de Ucrania en París, el 25 de marzo de 2015

(afp_tickers)

El ministro de Economía de Ucrania presentó este miércoles su renuncia y denunció la omnipresencia de la corrupción como causa del bloqueo de las reestructuraciones necesarias para sacar al país de la recesión.

La intempestiva renuncia de Aivaras Abromavicius, de 40 años de edad, puso al descubierto las divergencias en el seno del Gobierno prooccidental del presidente Petro Poroshenko y las dificultades de esta exrepública soviética, de 40 millones de habitantes, para implementar las reformas que le permitan cumplir su objetivo de integrarse a la Unión Europea.

"Hoy he tomado la decisión de presentar mi renuncia al cargo de ministro de Desarrollo Económico y Comercio de Ucrania. Ello se debe al fuerte incremento de los esfuerzos para bloquear importantes reformas de carácter sistémico", declaró en una conferencia de prensa en Kiev.

Abromavicius, de origen lituano, era considerado un elemento clave para la aplicación de las reformas prometidas por Poroshenko para la realización de las reformas requeridas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y otros acreedores internacionales de Ucrania. Había sido nombrado en diciembre de 2014, junto a la ministra de Finanzas Natalie Jaresko, de origen estadounidense, en una tentativa de dinamizar con nuevas figuras la desastrada economía del país.

El ministro dimisionario apuntó a fuerzas políticas que "actúan para paralizar nuestras reformas". También acusó, sin identificarlas, a personas influyentes que "tratan de establecer un control sobre los recursos financieros, empezando por los de Naftogaz [la empresa petrolera estatal] y sobre la industria de la defensa".

"Me niego a trabajar para este sistema", proclamó Abromavicius, un exbanquero. "Mi equipo y yo no estamos dispuestos a dar cobertura a la restauración de antiguos esquemas, o a la creación de otros, que satisfagan los intereses de algunos políticos o empresarios", prosiguió. La renuncia tiene que ser aprobada aún por el Parlamento, que podría reunirse el jueves.

- Preocupación de aliados e inversores -

Su renuncia ha encendido las alarmas en los medios financieros y diplomáticos.

El embajador estadounidense en Kiev, Geoffrey Pyatt, saludó el trabajo de Abromavicius, a quien definió como "uno de los adalides de la reforma (...) y un firme creyente en el futuro que el pueblo ucraniano merece".

"Es primordial que los dirigentes ucranianos dejen de lado sus peleas pueblerinas, dejen atrás los intereses creados, que durante décadas obstaculizaron el crecimiento del país y sigan adelante con las reformas", afirmaron Pyatt y varios embajadores occidentales más en una declaración conjunta.

El economista Oleksandr Parashchiy, de Concorde Capital, estimó que la dimisión del ministro enviaba "una señal preocupante a los inversores extranjeros". La economía ucraniana se contrajo un 10,4% en 2015, según estimaciones preliminares del Gobierno. En el índice de percepción de la corrupción publicado por la ONG Transparencia Internacional, Ucrania ocupa la posición 130, de un total de 167 países estudiados.

Las tensiones políticas internas oponen principalmente a los oligarcas vinculados a Poroshenko y al primer ministro Arseni Yatseniuk, que tuvo un papel de primer plano en la rebelión popular prooccidental de 2014. Ambos dirigentes habían sido aliados en la crisis que se produjo cuando el este prorruso se sublevó contra el poder de Kiev, pero luego entraron en colisión política.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP