Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro de Economía de Francia, Emmanuel Macron, en un acto de su movimiento En Marcha el 12 de julio de 2016 en París

(afp_tickers)

La estrella en alza de la política francesa, el ministro de Economía, Emmanuel Macron, dio nuevos indicios de sus ambiciones de cara a las presidenciales de 2017 al prometer el martes llevar su movimiento "hasta 2017 y la victoria".

El ministro, de 38 años, quien desde el actual Gobierno socialista impulsa reformas liberales, lanzó en abril su propio movimiento, al que llamó En marcha.

Esa iniciativa molestó a allegados al presidente François Hollande, que vieron un desafío a un eventual intento de reelección del jefe de Estado, cuya popularidad está en niveles bajísimos.

El martes, en un mitin en París, Macron no llegó a declarar oficialmente su candidatura, pero prometió a unos 3.000 seguidores llevar el movimiento En Marcha a "2017 y a la victoria".

En un mensaje con fuerte simbolismo de discurso de campaña proselitista, Macron exhortó a sus simpatizantes a que "a partir de esta noche debemos ser lo que somos, es decir, el movimiento de la esperanza".

Para esta irrupción mediática, Macron eligió un momento estratégico: su acto se celebró dos días antes de la tradicional entrevista televisada que los presidentes franceses otorgan cada 14 de julio, aniversario de la Revolución Francesa de 1789.

El primer ministro, Manuel Valls, quien disputa a Macron el estandarte de la izquierda reformadora liberal, fue terminante el martes cuando la prensa lo interrogó sobre el acto de su ministro: "Es hora de que esto se detenga".

"Nada nos va a detener", respondió Macron en el discurso del martes.

- Iniciativas liberales -

Mientras el Gobierno francés es muy combatido por los sindicatos de izquierda -e incluso criticado por sectores del propio partido Socialista- debido a inicitivas liberales en la economía y legislación laboral, Macron aparece con alta popularidad incluso entre los votantes de derecha.

Sus posiciones criticas respecto del Impuesto sobre las Fortunas, sobre el estatuto de estabilidad laboral de los empleados públicos o sobre la jornada laboral semanal de 35 horas (todas leyes votadas en el pasado por el socialismo) ponen nerviosos a muchos dirigentes del PS.

Macron, quien no esta afiliado al partido Socialista aunque se reivindica de tradición izquierdista, trabajaba como ejecutivo de la banca de negocios Rothschild, donde ganaba un millón de euros anuales, hasta que Hollande lo llamó primero como asesor y luego como ministro.

Los franceses, que lo ubican como uno de los candidatos más populares a presidente, según las encuestas, aparecen también fascinados por la historia romántica de Macron, quien se casó con una antigua profesora suya de la escuela secundaria 20 años mayor que él.

- Una posible candidatura obstruye otra -

El problema para el Gobierno es que mientras el ministro mantenga abierta la posibilidad de una candidatura presidencial, vuelve difícil al presidente Hollande presentarse como el candidato natural a su propia sucesión dentro de diez meses.

Hollande, que según las encuestas sería eliminado en la primera vuelta de la elección, dejando una definición entre un candidato de centro derecha y la extrema derecha, dijo que tomará una decisión sobre su candidatura hacia finales de año.

El hecho que tanto los socialistas como los Republicanos (centro derecha, del expresidente Nicolas Sarkozy) vayan a realizar primarias "es prueba del débil liderazgo en ambos campos", dijo Macron este mes, en otra intervención que crispó a la dirigencia política.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP