Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro británico del Brexit, David Davis, en una rueda de prensa en Londres, el 3 de mayo de 2017

(afp_tickers)

El ministro británico del Brexit, David Davis, dijo este viernes que el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, aprendió "la lección" de no entrometerse más en política británica tras la dura respuesta de Theresa May.

"Creo honestamente que ha aprendido la lección, no va a entrometerse más en la política británica y, si lo hace, recibirá la misma respuesta" de la primera ministra, dijo Davis al diario Daily Telegraph.

Con ocasión de la disolución del Parlamento para las elecciones del 8 de junio, May denunció amenazas de "políticos y funcionarios europeos" con el fin de "incidir en los resultados de las elecciones".

Estas críticas de May, que no mencionó explícitamente a nadie, se produjeron por la filtración europea del diario alemán Frankfurt Allgemeine de los detalles de la tensa cena que mantuvo en Downing Street con Juncker.

El diario dijo también que los funcionarios europeos tenían dudas sobre el futuro de Davis por sus diferencias aparentes con May.

"Todas estas historias van en contra de mí, tratan de que me despidan, lo que es, por supuesto, un cumplido", dijo Davis. "Si no me quieren al otro lado de la mesa es por algo".

- Irlanda del Norte

En paralelo, el ex primer ministro británico Tony Blair advirtió este viernes de que el Brexit obligará a modificar el Acuerdo de Paz de Viernes Santo de 1998, que puso fin al conflicto de la provincia británica de Irlanda del Norte.

"El Acuerdo de Viernes Santo o de Belfast se formuló bajo la asunción de que ambos países (Irlanda y el Reino Unido) eran parte de la Unión Europea", dijo Blair en un congreso del Partido Popular Europeo en County Wicklow, en Irlanda. "En consecuencia, el lenguaje requerirá enmiendas", añadió.

La salida británica de la UE puede tener un impacto particular en Irlanda, que comparte frontera terrestre con el Reino Unido, concretamente con Irlanda del Norte, la provincia que fue escenario de un conflicto sectario entre leales a Dublín y a Londres.

Irlanda teme que el regreso de los controles aduaneros ponga en peligro la precaria concordia en Irlanda del Norte y favorezca el regreso del conflicto que dejó 3.500 muertos.

Blair, uno de los arquitectos del acuerdo de paz, dijo que hay que evitar el regreso de una frontera estricta, aunque "será inevitable que haya perturbaciones que, de hecho, están ocurriendo ya".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP