El ministro francés del Interior admitió el domingo que la matanza perpetrada en el corazón de la prefectura de policía de París por uno de sus empleados puso de manifiesto "lagunas" en el seguimiento del agresor, próximo al islam radical, pero excluyó presentar su dimisión.

"Evidentemente ha habido fallas. Evidentemente, hubo una disfunción", estimó Christophe Castaner en el canal televisivo TF1 tres días después del asesinato de cuatro policías por este informático, de 45 años, destinado en una unidad de inteligencia de la prefectura.

El ministro lamentó, entre otras cosas, que ninguna información remontase a las autoridades de la prefectura después de que Mickael Harpon justificase, en julio de 2015, ante colegas, el sangriento ataque yihadista que había tenido lugar unos meses antes contra el semanario satírico Charlie Hebdo.

Según Castaner, un policía encargado de la radicalización se reunió con los colegas de Harpon y les preguntó "expresamente si querían hacer una denuncia administrativa". "Al parecer decidieron no hacerla", afirmó el ministro del Interior, considerando que "la disfunción se produce en ese momento".

El secretario de Estado del Interior, Laurent Nuñez, declaró en la cadena BFM TV que no tiene conocimiento "hasta ahora" de la existencia de una célula alrededor de Mickael Harpon.

"La investigación continuará para determinar el conjunto de sus contactos, pero en este punto, lo que puedo deciros a la luz de la información que tengo y refiriéndome a lo que ha dicho el fiscal nacional antiterrorista, es que no se puede hablar de la existencia de una célula", explicó.

"No sabemos a qué información tuvo acceso. Por el momento no tenemos motivos para creer que haya podido transmitir información. Tenemos que aclarar este tema lo antes posible", aseguró el secretario de estado.

Christophe Castaner, criticado por haber afirmado el jueves, pocas horas después del ataque, que el agresor no había "presentado nunca problemas de comportamiento" ni dio "ninguna señal de alerta", intentó justificarse el domingo.

"Soy afirmativo en cuanto al hecho de que en el expediente administrativo del individuo no aparecían señales que indicasen que pudiera estar radicalizado. Lo repito, y lo digo con pesar, porque si hubiese habido una señal esto podría haberse evitado", declaró el ministro, denunciando el "juicio político" instruido por quienes reclaman su dimisión o denuncian su incompetencia.

Castaner ya ha recibido el apoyo del primer ministro Edouard Philippe, que afirmó su "plena confianza" en su ministro.

Éste ha sido criticado en varias ocasiones desde que asumiera su cargo, en el otoño (boreal) de 2018.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes