Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian, participa en una sesión de preguntas al Gobierno en la Asamblea Nacional, el 18 de noviembre de 2015, en París

(afp_tickers)

El ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian, exhortó este domingo a las facciones libias rivales de Trípoli y Tobruk a alcanzar un acuerdo para formar un gobierno de unión nacional y detener la expansión del grupo Estado Islámico (EI) en ese país.

"Hay que llegar a un acuerdo intralibio entre esas dos facciones, si no será la victoria" del EI, dijo el ministro en declaraciones a una emisora francesa.

"Hay urgencia", porque el EI "se instaló en Libia aprovechando las rivalidades internas de los libios", "toma territorios a partir de Sirte y trata de descender hacia los recursos petroleros", dijo nueve días después de los atentados de París, reivindicados por el EI y que causaron 130 muertos.

Para lograr ese objetivo, Francia alienta a los países de la región, desde Argelia hasta Egipto, también expuestos a la amenaza del EI, a utilizar su influencia para convencer a los libios de negociar y llegar a un acuerdo.

"Túnez es vecino, Egipto es vecino, Argelia está directamente concernida, Níger, el Chad...". "Es necesario que esos países organicen el foro que se impone, con el apoyo de las instancias internacionales y de la ONU, para permitir un acuerdo intralibio", recalcó Le Drian.

"Es necesario que los libios se den cuenta de que si siguen en la lógica (de enfrentamientos), esta será suicida. Ellos tienen los medios, reuniendo sus fuerzas, de erradicar" de Libia al Estado Islámico, reiteró el ministro.

La "solución política es posible a condición de que todos los actores libios tomen conciencia de los riesgos que representa" la situación actual, dijo.

Las negociaciones entre los dos campos libios siguen bloqueadas, tras meses de mediación de la ONU, a raíz de los intereses de los distintos clanes y tribus.

Libia vive sumida en el caos desde la caída del régimen de Muamar Gadafi en octubre de 2011. Desde agosto de 2014, el país tiene dos gobiernos que se disputan el poder, uno basado en Trípoli y otro, el único reconocido internacionalmente, en Tobruk, en el este.

En una entrevista otorgada a la AFP el martes, el ministro libio de Relaciones Exteriores del gobierno reconocido, Mohamed Dayri, afirmó que éste tiene "informaciones fiables según las cuales el mando del EI pide a los nuevos reclutados que se dirijan hacia Libia en lugar de Siria", sobre todo después de que Rusia comenzara su campaña de bombardeos en apoyo del régimen sirio de Bashar al Asad, a fines de septiembre.

Dayri estimó que el número de combatientes del EI en Libia es por ahora de "entre 4.000 y 5.000". Afirmó que, entre ellos, los principales contingentes son de tunecinos, sudaneses y yemenitas.

El 14 de noviembre, Estados Unidos bombardeó por vez primera al grupo en Libia, matando al iraquí Abú Nabil, considerado como el jefe del EI en ese país.

AFP