Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El portavoz del Ministerio del Interior saudita, Mansur al Turki, durante una rueda de prensa en Riad el 2 de enero de 2016, tras la ejecución de 47 personas

(afp_tickers)

Arabia Saudita, donde 47 personas fueron ejecutadas este sábado por "terrorismo", multiplica las ejecuciones, alcanzando en 2015 un nivel inédito en 20 años, según las organizaciones de defensa de los derechos humanos.

El año pasado, el reino ultraconservador cumplió con la sentencia a muerte de 153 personas, según un recuento de la AFP basado en cifras oficiales, un número muy superior a los 87 ajusticiados de 2014.

Estas ejecuciones, que son generalmente decapitaciones con sable y en público, conciernen tanto a sauditas como a extranjeros.

El terrorismo, el asesinato, la violación, el robo a mano armada y el tráfico de droga son susceptibles de la pena capital en Arabia Saudita, pero también las infracciones como la apostasía, la "brujería" o el adulterio, según Amnistía Internacional.

Yihadistas sunitas, así como chiitas, acusados de haber participado en un movimiento de protesta contra el régimen en 2011 -surgido en la vorágine de las 'primaveras árabes' y liderado por el religioso chiita Nimr Baqer al Nimr- fueron, junto al líder, condenados y ejecutados el sábado.

El Gobierno del reino saudita, país regido por una versión rigorista de la sharia (ley islámica), invoca la disuasión para justificar la pena capital. Estas sentencias son pronunciadas a menudo "después de juicios injustos", denunció Amnistía Internacional en su informe 2014/2015.

El número de ejecuciones aumentó al término del reinado del rey Abdalá, fallecido el 23 de enero de 2015, y su cadencia se aceleró con la ascensión al trono de Salman, hasta alcanzar un "ritmo macabro", según Amnistía.

En mayo de 2015, el Gobierno tuvo incluso que publicar un anuncio para reclutar a ocho verdugos suplementarios y poder así hacer frente al aumento de las ejecuciones.

Las organizaciones de defensa de los derechos humanos luchan para poder explicar este incremento de ejecuciones, en un país donde el sistema judicial carece de transparencia.

Según Amnistía, el reino saudita figura entre los países que más aplican la pena de muerte en el mundo, junto a China, Irán y Estados Unidos.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP