Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La candidata del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Delfina Gómez, muestra sonriente una papeleta al acudir a votar a una oficina electoral en Texcoco, estado de México, el 4 de junio de 2017

(afp_tickers)

El oficialista PRI ha logrado retener el gobierno del estado de México, el más poblado y codiciado electoralmente del país, según los resultados oficiales preliminares de los comicios del domingo, que le otorgan una pequeña pero "significativa" ventaja.

Sin embargo, el líder izquierdista Andrés Manuel López Obrador desconocía este resultado inicial y defendió un eventual triunfo de su candidata, Delfina Gómez, por lo que se podría desatar un conflicto poselectoral que terminara en los tribunales.

El candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Alfredo del Mazo, logró entre el 32,75% y el 33,59% d los votos, superando a Delfina Gómez, del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), que logró entre un 30,73% y un 31,53%, según el conteo rápido del instituto electoral estatal que tiene una precisión del 95%.

"Existe una diferencia estadísticamente significativa entre el primer y segundo lugar de la elección para gobernador del estado de México", afirmó Pedro Zamudio, presidente del instituto.

"Hoy es momento de trabajar por el estado de México, es momento de que trabajemos por la unidad", expresó Del Mazo desde su cuartel político tras conocerse el conteo rápido.

- "Fraude" -

El resultado preliminar supone un balde de agua fría para las aspiraciones de Morena, que horas antes se había proclamado ganador con "cinco o siete puntos" de ventaja en el estado de México, vecino de la capital y con más de 16 millones de habitantes.

El resultado dado a conocer "no corresponde a la realidad, (es) un supuesto conteo rápido en el que hay en términos técnicos un empate", denunció en un mensaje en redes sociales López Obrador, que aseguró, sin embargo, que actuará de manera responsable sin llamar a la confrontación.

"Ganó la maestra Delfina y lo vamos a probar, no vamos a aceptar ningún fraude", subrayó el político. En una conferencia posterior, la propia candidata insistió en declarar su triunfo: "Ratifico lo que mi partido y el presidente nacional han dicho: hemos ganado la elección del estado de México".

López Obrador, conocido como AMLO y al que sus detractores acusan de ser un autoritario que llevaría al país por la ruta de naciones como Venezuela, fue una presencia constante en la campaña de Gómez.

Sus simpatizantes lo ven como el verdugo de la élite política que encarna el PRI, que ha gobernado México durante más de 70 años, hasta el año 2000, entre luces y sombras de tiranía y corrupción.

Sin embargo, a pesar de perder esta elección, que habría apuntalado a López Obrador hacia una eventual tercera candidatura presidencial, Morena, fundado en 2014, será una fuerza mayor en la presidencial, según analistas.

"El candidato a vencer es Morena, es López Obrador (...) y la única manera en la que pueden el PRI o el PAN vencer a Morena es buscando alianzas ", dijo el historiador y escritor Héctor Aguilar Camín en la cadena Televisa.

- "El PRI no está muerto" -

El triunfo de Del Mazo permitiría al PRI prolongar sus más de ocho décadas de dominio en el estado, considerado su bastión electoral y crucial para su futuro político.

El virtual mandatario electo es heredero de la dinastía que ha regido el estado durante décadas. Su padre y su abuelo fueron gobernadores y es primo del actual presidente mexicano, Enrique Peña Nieto.

Su victoria muestra que el PRI "no está muerto", pero tampoco es un experimento de la presidencial de 2018, en la que tiene pocas oportunidades para retener el poder, dijo a la AFP el analista político Fernando Dworak.

El analista anticipa un conflicto poselectoral que terminará siendo zanjado en tribunales, con López Obrador llamando a movilizaciones civiles para denunciar un supuesto fraude como forma de presión contra el PRI de cara a la campaña presidencial.

Según las cifras preliminares, la elección habría alcanzado una participación del 54% del padrón electoral, de 11,4 millones de votantes, superando los comicios de 2005 y 2011 cuando no alcanzó 50%.

En los estados de Coahuila y Nayarit también votaron por un gobernador este domingo, mientras que Veracruz renovó alcaldías. Los tres estados sumados cuentan con unos 8,5 millones de electores.

En Coahuila, tanto el conservador Partido Acción Nacional (PAN) como el PRI se declaraban ganadores, mientras que en Nayarit el aspirante de la alianza del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) y el PAN parecía encaminado a derrotar al PRI.

El recuento de votos avanzaba lentamente y se espera que las cifras definitivas no se conozcan hasta el miércoles.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP