El papa Francisco se disculpó el viernes por el robo de unas estatuas indígenas de la Amazonia que fueron robadas y lanzadas al río Tíber, unos objetos considerados "paganos " por ultraconservadores.

"Esto pasó en Roma y, en tanto que obispo de esta diócesis, pido perdón a quienes resultaron ofendidos por el gesto", declaró el sumo pontífice.

Las estatuillas de madera, entre ellas una que representa la Pachamama, la Madre Tierra, fueron expuestas en varias procesiones por los representantes de pueblos indígenas invitados a Roma con motivo de sínodo dedicado a los problemas de la Amazonia, del 6 al 27 de octubre.

En un video transmitido en las redes sociales se pueden ver las imágenes de dos hombres que roban cinco estatuillas en una iglesia cerca del Vaticano donde se realizan eventos paralelos al sínodo de la Amazonia.

Sucesivamente un hombre arroja las estatuillas desde un puente al río Tíber.

Una de las estatuillas, junto con otros objetos simbólicos, estuvieron en la basílica de San Pedro y fueron cargadas en procesión por los indígenas para un acto con el papa y los obispos durante la primera jornada del sínodo.

Las estatuillas en cuestión, "halladas en el Tíber, no fueron dañadas", subrayó el papa Francisco.

El uso de esos objetos sagrados para los indígenas durante las celebraciones católicas irritó a los ultratradicionalistas, contrarios a esas aperturas por parte del papa Francisco.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes