Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen del Parlamento Europeo tomada el 16 de diciembre de 2015 en Estrasburgo, Francia

(afp_tickers)

El Parlamento Europeo votó este jueves a favor de la creación de una comisión de investigación sobre el escándalo de los motores trucados del fabricante de automóviles alemán Volkswagen.

La comisión investigadora tendrá que evaluar si la Comisión Europea y los Estados miembros tenían conocimiento de los mecanismos de fraude, antes de que fueran denunciados por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) en septiembre de este año.

Los eurodiputados aprobaron con 354 votos a favor, 229 en contra y 35 abstenciones, la creación de esta comisión parlamentaria.

De este modo para Karima Delli, integrante de la comisión de Transporte, el Parlamento Europeo "asume su papel de defensa de los intereses de los ciudadanos y los consumidores engañados por el fraude de Volkswagen". "El 'dieselgate' es un escándalo mundial sin precedentes que ha socavado la credibilidad de las instituciones europeas y nacionales, su capacidad para hacer respetar la ley y regular el sector automotor", recalcó.

El miércoles, fuentes oficiales habían anunciado que los servicios antifraude de la UE habían lanzado una investigación por el caso de los motores trucados de Volkswagen (VW) y que la justicia alemana había hecho lo propio con el suministrador de VW, Bosch.

El diario alemán Süddeutsche Zeitung (SZ), que había revelado una investigación sobre la utilización potencialmente fraudulenta de créditos otorgados por el Banco Europeo de Inversiones (BEI) a Volkswagen en los últimos 25 años, habló de 4.600 millones de euros de créditos europeos concedidos a Volkswagen desde 1990 para financiar la investigación y el desarrollo de motores limpios.

Volkswagen confesó hace tres meses haber equipado los motores diésel de 11 millones de vehículos con un programa informático que falsea los tests anticontaminación, lo que provocó un gran escándalo del que aún no ha salido el constructor alemán.

AFP