El parlamento griego adoptó un controvertido proyecto de ley que endurece la legislación sobre los solicitantes de asilo, a pesar de las críticas del Consejo de Europa y numerosas oenegés, entre ellas Amnistía Internacional.

El texto fue votado en la noche del jueves al viernes por la mayoría gubernamental de la derecha Nueva Democracia, mientras que los partidos de oposición de izquierda han denunciado las disposiciones que dificultan la concesión de asilo en Grecia.

Ante el aumento del número de migrantes y refugiados en los últimos meses, el gobierno de derecha de Kyriakos Mitsotakis, en el poder desde julio, anunció el endurecimiento del procedimiento de concesión de asilo.

Tras el gran flujo migratorio de 2015, Grecia volvió a ser en 2019 la principal puerta de entrada para los solicitantes de asilo en Europa, lo que ha tomado por sorpresa al gobierno.

El gobierno aboga por el refuerzo de los controles fronterizos para garantizar la "seguridad" del país, acusando al anterior gobierno de izquierda de Alexis Tsipras de "laxismo" sobre la cuestión.

El Consejo Europeo expresó preocupación el jueves por algunas disposiciones de la nueva ley.

La comisaria de Derechos Humanos del Consejo de Europa, Dunja Mijatovic, advirtió del riesgo de una evaluación "superficial" de las solicitudes por parte de las autoridades griegas, lo que pondría en peligro los derechos de los migrantes y refugiados.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes