Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La silueta de un hombre libio durante una protesta contra el gobierno de unidad nacional proupesto por la ONU, en Bengasi (este del país), el 9 de octubre de 2015

(afp_tickers)

El Parlamento libio rechazó este lunes respaldar el gobierno de unidad nacional apoyado por la ONU, asestando un duro golpe a los esfuerzos internacionales destinados a poner fin a la violencia en el país.

Los diputados del Parlamento reconocido por la comunidad internacional e instalado en Tobruk, en el este de Libia, se negaron a dar su confianza a este gobierno de unión, compuesto por 32 ministros que se supone representan a todas las regiones del país.

"Hemos votado en contra de respaldar al gobierno y pedimos (...) que nos presenten otro gobierno", declaró el diputado Alí al Gaydi. "De los 104 diputados presentes en el día de hoy, 89 dijeron 'no'" al gabinete propuesto por el consejo presidencial, dirigido por el empresario de Trípoli Fayez el Sarraj, indicó Al Gaydi.

Para obtener la confianza de la cámara, el gobierno de El Sarraj debería haber obtenido 119 votos a favor, es decir dos tercios más uno.

El Parlamento "rechazó a ese gobierno por el número de ministros", considerado excesivo, declaró a AFP el diputado El Salhin Abdelnab, que reclamó se proponga un gabinete más restringido.

El voto positivo en el Parlamento de Tobruk era necesario para que entrara en funciones este gobierno, dirigido por el empresario. Dicho Ejecutivo era una etapa importante del acuerdo político concluido en diciembre en Marruecos bajo los auspicios de la ONU entre las dos partes rivales que se disputan el poder.

La comunidad internacional contaba además con que saliera adelante ese gobierno para luchar más eficazmente contra el grupo yihadista Estado Islámico, activo en el norte de Libia.

Actualmente existen tres autoridades en Libia: el gobierno reconocido por la comunidad internacional, con sede en Baida, y que controla una parte del este; el gobierno de Trípoli y las regiones del oeste, apoyado por una coalición de milicias armadas, algunas de ellas islamistas, y el gobierno de unión nacional defendido por la ONU. Este último es de momento "virtual" y carece de recursos económicos. Igualmente, existen dos Parlamentos, uno en Trípoli, y otro en Tobruk, reconocido a nivel internacional.

- Vacío de poder -

En las últimas semanas se dejaron ver profundas divergencias entre los dos gobiernos en cuanto al acuerdo político cerrado en diciembre en Marruecos.

El presidente del Parlamento de Tobruk, Aguila Saleh, criticó públicamente el acuerdo, igual que el general Jalifa Haftar, comandante de las fuerzas leales al poder reconocido. Este general, muy influyente en el este de Libia, teme perder su puesto si entra en funciones el gobierno de unión nacional.

El acuerdo tampoco le gusta al Parlamento de Trípoli, cuyo presidente, Nuri Abu Sahmein, se opone.

Hasta el momento, los intentos por apaciguar las rivalidades entre facciones libias y estabilizar este país rico en petróleo y miembro de la OPEP han fracasado.

El Estado Islámico ha aprovechado el vacío de poder para tomar el control de la ciudad de Sirte, a 450 kilómetros al este de Trípoli.

Desde aquí, el grupo yihadista ha lanzado una ofensiva hacia el este y sus zonas ricas en crudo, donde se encuentran los principales terminales petroleros. Según Francia, la organización cuenta con unos 3.000 combatientes en Libia.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP