Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente sudafricano, Jacob Zuma, el 17 de marzo de 2016 respondiendo a cuestiones de parlamentarios en el Parlamento en Ciudad del Cabo

(afp_tickers)

El presidente sudafricano Jacob Zuma, en pleno escándalo después de que la justicia lo acusara de haber violado la Constitución, sobrevivió este martes a un intento de destitución en el parlamento lanzado por la oposición, que lo acusa de ser un "estafador".

El partido en el poder, el Congreso Nacional Africano (CNA) que apoya oficialmente a Zuma, utilizó su aplastante mayoría parlamentaria para rechazar la moción, que necesitaba de dos tercios para ser aprobada. La votación arrojó 233 votos en contra y 143 a favor.

La moción había sido presentada por el partido de oposición Alianza Democrática (DA), luego del fallo de la semana pasada de la Corte Constitucional, la instancia judicial más alta del país.

La Corte juzgó que el jefe de Estado había violado la Constitución al negarse a devolver el dinero público utilizado para renovar su propiedad privada, en particular los trabajos para una piscina, un centro para visitantes y un albergue para animales, sin relación alguna con trabajos de seguridad justificados.

"La historia recordará que los diputados del CNA prefirieron defender a un estafador, en lugar de defender la ley suprema" del país, acusó Mmusi Maimane, líder del DA.

"La corrupción en el seno del CNA ha contaminado a todo el partido, como un cáncer (...). Ya no es la organización que había producido" el mito Nelson Mandela, o Ahmed Kathrada, héroe de la lucha anti-apartheid, añadió.

Zuma sigue sin embargo bajo máxima presión, a tres años del fin de su segundo mandato. Las elecciones municipales que se celebrarán este año serán una buena prueba de su resistencia.

- 'República bananera' -

"Zuma y el CNA quieren transformar a Sudáfrica en república bananera" acusó por su parte Julius Malema, jefe del partido de izquierda radical Combatientes de la Libertad Económica (EFF), que vestía como es habitual un overol rojo de minero.

Tras los airados debates y la votación, así como una interrupción de sesión que duró más de una hora, los diputados opositores abandonaron el parlamento.

Varios miembros históricos del CNA y compañeros de lucha de Nelson Mandela pidieron a Zuma que dimita, e incluso su ministro de Finanzas, el respetado Pravin Gordhan, también abordó el tema.

"Cuando tus acciones son consideradas contrarias" a la Constitución "debes darte cuenta que te alejas de tu deber de servir al pueblo" dijo el ministro el lunes.

Pero oficialmente, el CNA sigue en bloque apoyando a Zuma, como lo demuestra el resultado de la votación del martes.

"El presidente se ha disculpado y ha asegurado a la nación que había actuado de buena fe" dijo el martes el viceministro de Justicia, John Jeffery.

El pasado viernes, Zuma se dirigió en directo a la nación, pero en lugar de anunciar su dimisión, reiteró que "nunca" quiso violar la Constitución "de forma intencionada y deliberada".

Luego aseguró que reembolsará los gastos de su propiedad, y achacó a sus consejeros jurídicos la responsabilidad del escándalo.

Apodado el "presidente teflon", Zuma ya se libró de otro escándalo en 2006, cuando fue investigado por supuestos cobros ilegales de la empresa armamentística francesa Thales.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP