Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro turco, Binali Yildirim (C), acompañado de sus legisladores votan el proyecto de reforma constitucional para ampliar los poderes del presidente Recep Tayyip Erdogan, el 21 de enero de 2017 en Ankara

(afp_tickers)

El Parlamento turco adoptó el sábado el proyecto de reforma constitucional para ampliar los poderes del presidente Recep Tayyip Erdogan, que tras pasar la segunda lectura ahora deberá ser sometido a un referéndum.

El texto obtuvo 339 votos, nueve más que la mayoría de tres quintos necesaria para que la reforma saliera adelante y sea sometida a un referéndum.

"Nuestra nación pronunciará la última palabra sobre el tema. Ella tiene la decisión final", dijo el primer ministro, Binali Yildirim, tras la votación.

"Que nadie albergue ninguna duda, nuestra nación tomará (...) la más justa de las decisiones", agregó.

La nueva Constitución prevé transferir la mayor parte del poder ejecutivo del primer ministro al presidente de la República, aunque desde la llegada de Erdogan a la presidencia, el cargo del jefe del gobierno ya ha sido erosionado.

Esta reforma podría permitir a Erdogan, elegido como presidente en 2014 tras tres mandatos como jefe del gobierno (2003-2014), quedarse en el poder hasta 2029.

La aprobación, que se selló a las 04 de la madrugada (01H00 GMT) del sábado, estuvo asentada en una alianza entre el partido oficialista de Erdogan, Partido de la Justicia y Desarrollo (AKP) y el partido de derecha Partido de Acción Nacionalista (MHP).

Para esta mayoría, la concentración de poderes es esencial para asegurar la estabilidad y va a permitir que las leyes del país estén en sintonía con sistemas como el estadounidense o el francés.

Yildirim aseguró que el proyecto beneficiará a todos, ya que permitirá "ganar tiempo" a la hora de gobernar.

"Cuando uno es más poderoso, puede abordar los problemas con más resolución", afirmó este viernes en una entrevista a la cadena de televisión pública TRT.

"No va a haber ninguna debilidad en la lucha contra el terrorismo (0) en temas económicos", citó como ejemplos.

- 'Un suicidio' -

Si el texto es aprobado definitivamente en el referéndum, el presidente podría cortar libremente los lazos con su partido, contando con facultades para nombrar y cesar a sus ministros, podría elegir si quiere uno o varios vicepresidentes y estaría facultado para emitir decretos.

Esta sería la primera vez que se instaura un sistema presidencial en la república turca, que actualmente está regida por una constitución que data del golpe de Estado militar de 1980.

La posibilidad de que Erdogan obtenga más poder preocupa a sus opositores, que denuncian los excesos autoritarios del presidente, sobre todo desde el intento de golpe de Estado del 15 de julio.

"La separación de poderes quedará completamente abolida y todos los poderes serán concentrados en las manos de una persona bajo el pretexto de la estabilidad", criticó Metin Feyzioglu, presidente de la Unión de Abogados de Turquía.

"Esta no es una reforma, es un suicidio, y el pueblo no va a suicidarse", aseguró.

La directora para Turquía de la organización Human Rights Watch, Emma Sinclair-Webb, expresó su temor de que no haya suficiente debate dado que el país está bajo estado de emergencia después del golpe fallido.

"Bajo el estado de emergencia no existe la posibilidad de un debate público efectivo en los medios sobre los cambios que está siendo impulsados", explicó.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP