Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, en el Parlamento ucraniano, Kiev, el 16 de febrero de 2016

(afp_tickers)

El primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, permanecerá en su cargo, tras fracasar en el parlamento una moción de censura contra su Gabinete, horas después de que el presidente del país, Petro Poroshenko, exigiera su dimisión.

La moción solo recibió 194 votos favorables de los 226 requeridos en la cámara de 450 escaños. Poroshenko había pedido la dimisión de Yatseniuk, acusado entre otras cosas de defender los intereses de los oligarcas, "para restaurar la confianza en el poder".

El primer ministro, en el cargo desde hace dos años, ha sido muy criticado en los últimos meses por las insuficiencias de las reformas que prometió, así como por la defensa que se le atribuye de los intereses de los oligarcas.

Según un reciente sondeo, un 8% de los ucranianos apoya su acción y 70% quiere que renuncie a su cargo.

En un discurso ante el parlamento pronunciado antes de la moción, Yatseniuk defendió las realizaciones de su gobierno, el cual "hizo lo máximo posible en una situación difícil".

- Una "nueva Ucrania" -

"Tenemos que construir juntos una nueva Ucrania europea", agregó. "Salvamos al país y quisiera que respetaran eso" dijo, antes de la votación.

"Ahora tenemos un país con las arcas del Estado llenas, un ejército ucraniano armado, deudas canceladas y salarios y pensiones pagados", declaró el primer ministro.

Poroshenko había pedido la dimisión de Yatseniuk porque está acusado entre otras cosas de defender los intereses de los oligarcas.

El primer ministro ha contado durante mucho tiempo con el apoyo de las potencias occidentales.

"El presidente pidió al fiscal general y al primer ministro que dejen sus cargos para restaurar la confianza en el poder", escribió en Twitter el portavoz del jefe de Estado, Sviatoslav Tsegolko.

El fiscal Viktor Chokin está acusado por sus detractores de no hacer nada contra la corrupción, e incluso de encubrirla ya que se trata de oligarcas afines al poder.

"La terapia no basta, se necesita una cirugía", según Poroshenko, si bien le correspondía a la Rada, el parlamento ucraniano, decidir sobre el futuro de los dos hombres.

Otro miembro del gobierno pro occidental de Poroshenko había abandonado su cargo a principios de febrero. El entonces ministro de Economía, Aivaras Abromavicius, presentó su renuncia y denunció la omnipresencia de la corrupción como causa del bloqueo de las reestructuraciones que consideraba necesarias para el país.

La intempestiva renuncia de Abromavicius, de 40 años de edad, puso al descubierto las divergencias en el seno del gabinete de Poroshenko y las dificultades de esta exrepública soviética, de 40 millones de habitantes, para implementar las reformas que le permitan cumplir su objetivo de integrarse a la Unión Europea (UE).

Yatseniuk es un jurista y economista de fulgurante ascensión política, que se impuso como uno de los líderes opositores al presidente destituido Viktor Yanukovich.

Nacido en 1974 en Chernovtsy (suroeste), fue designado ministro de Economía de la república autónoma de Crimea (Mar Negro) en 2001.

Tras pasar por el Banco Central, la Revolución Naranja lo propulsó en 2005 a la cartera de Economía de Ucrania. En 2007 dirigió la diplomacia del país.

En 2010 se presentó a la elección presidencial, pero sólo obtuvo el 7% de los votos. Rechazó luego la invitación de Yanukovich de integrar el gobierno.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP