Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Alice Weidel y Alexander Gauland saludan a los asistentes al congreso del AfD tras su elección como cabezas de cartel electoral, este domingo 23 de abril en Colonia (Alemania)

(afp_tickers)

Los delegados del partido Alternativa para Alemania (AfD), reunidos en congreso, eligieron este domingo a un elemento duro del partido y a una economista homosexual para dirigir la campaña de la formación de cara a las elecciones legislativas del próximo septiembre.

De los casi 600 delegados, el 67,7% de aprobó la designación de Alexander Gauland, de 76 años, y de Alice Weidel, de 38.

Esta decisión tiene lugar luego de meses de guerra de caciques que terminó el sábado con la incontestable derrota de la copresidenta del partido, Frauke Petry. Los delegados rechazaron estudiar su moción destinada a impedir una deriva de la formación hacia la extrema derecha.

Gauland, una de las principales figuras del AfD, es muy apreciado por la base y hace gala de sus exabruptos polémicos, como cuando cargó el año pasado contra un jugador negro del equipo nacional de fútbol, Jerome Boateng.

Tras su nombramiento, llamó en un discurso a la unidad del partido. "Era un congreso difícil (...) Ahora, todos los conflictos internos en el partido deben cesar", lanzó.

Su compañere de binomio, Alice Weidel, poco conocida por el público, es una exbanquera de 38 años que vive en pareja con otra mujer. Forma parte de la dirección del AfD, formación que insiste en la defensa de la familia y de las parejas "tradicionales".

- Programa antiislam y antiinmigración -

La joven es una de las que elaboró el programa económico liberal y antieuro del AfD. También se destacó por unos duros discursos sobre la inmigración.

En su alocución del domingo, al referirse al atentado de diciembre en un mercado de Navidad en Berlín, Weidel denunció un "escándalo" ya que según ella los alemanes no pueden celebrar más "una fiesta cristiana sin la protección de la policía".

Este dúo defenderá hasta las legislativas del 24 de septiembre un programa decididamente antiislam y antiinmigración, que fue adoptado este domingo.

Objeto de sus críticas: los conservadores de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) de la canciller Angela Merkel que aspira a un quinto mandato, y los socialdemócratas del SPD, del expresidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz.

El AfD, que capitalizó sobre todo el temor vinculado a la llegada de más de un millón de solicitantes de asilo en 2015-2016, se disparó en los sondeos hasta alcanzar un 15% de la intención de voto, un nivel sin precedentes para un partido de este tipo en la Alemania de posguerra.

Pero entre las crisis internas, la caída del flujo de llegada de migrantes y las polémicas sobre el racismo y el nazismo, la formación registró un repliegue desde enero (7% a 11% según los estudios).

Su objetivo de alcanzar un resultado de dos cifras y convertirse en el tercer partido del país se aleja. Para rehacerse el AfD, creado hace cuatro años como un movimiento antieuro, quiere hacer de la inmigración y el islam su leitmotiv.

- Futuro incierto -

El otro copresidente del partido, Jörg Meuthen, recogió nutridos aplausos cuando afirmó que Alemania está amenazada por la islamización, que "no tiene ya casi nada en común con el país en el que crecí" y que los alemanes pueden convertirse en una "minoría" étnica.

El vicepresidente del Comité Internacional de Auschwitz, Christoph Heubner, denunció un congreso "dominado por una totalidad de extrema derecha", en ruptura "clara con el consenso de la sociedad de la Alemania de posguerra".

El partido, que reivindica ser antiélite, reclama más democracia directa, una salida del euro y la defensa de los valores familiales tradicionales.

Para la prensa, con la derrota de la carismática líder Petry el partido corre el riesgo de rebajar sus posibilidades en las legislativas.

"Parecía seguro que AfD iba a ingresar en el Bundestag (franqueando el umbral de 5% en las legislativas), pero es ahora incierto sin Frauke Petry", estimó Severin Weiland del semanario Der Spiegel.

Por el momento Petry, de 41 años, permanecerá al frente del partido, pero se mantendrá al margen de la campaña.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP