AFP internacional

El activista por los derechos civiles, reverendo Jesse Jackson, protesta contra la aerolínea United Airlines en el aeropuerto O'Hare de Chicago por la forma en que expulsó a un pasajero de su asiento

(afp_tickers)

El pasajero sacado a rastras de un vuelo de United Airlines en Estados Unidos, que provocó la indignación en todo el mundo, sufrió una fractura en la nariz, una conmoción cerebral y perdió varios dientes, dijo su abogado el jueves, añadiendo que tiene la intención de demandar.

David Dao fue dado de alta del hospital la madrugada del jueves y se encuentra en una "ubicación segura", dijo su abogado Thomas Demetrio, en una conferencia de prensa en la que por primera vez habló un miembro de la familia de la víctima.

Los abogados de Dao presentaron una petición ante una corte de Chicago (norte), solicitando que la ciudad --que opera el Aeropuerto Internacional O'Hare-- y United Airlines conserven las pruebas relacionadas con el incidente del domingo. Además, confirmaron que hay una denuncia judicial en camino.

"Esta demanda, entre otras cosas, con suerte creará una discusión no sólo nacional, sino internacional, sobre cómo vamos a ser tratados en el futuro", dijo Demetrio.

"Durante mucho tiempo, las aerolíneas, en particular United, han abusado de nosotros", aseguró.

El video del incidente, que se ha hecho viral, muestra a agentes de seguridad del aeropuerto sacando a la fuerza a Dao de un vuelo repleto, lo que provocó la indignación mundial. En él, el pasajero grita durante el forcejeo, que le acabó haciendo una herida en la cara.

Los abogados también dijeron que Dao, un médico de 69 años, sufrió lesiones en sus senos nasales y perdió dos dientes frontales.

"Mi padre se está curando ahora", explicó Crystal Dao Pepper, su hija de 33 años. "Estábamos completamente horrorizados y sorprendidos por lo que le había pasado a mi padre". Dao tiene cinco hijos.

Después de 48 horas de indecisión, el jefe de la aerolínea pidió disculpas.

En un comunicado emitido después de la rueda de prensa de los abogados de la víctima, la compañía reiteró sus disculpas y aseguró que "acciones concretas e inmediatas" se aplicarán para que esta "horrible situación" no vuelva a ocurrir.

El Departamento de Transporte de Estados Unidos abrió una investigación el martes "para determinar si la compañía aérea ha cumplido con las normas sobre exceso de reservas".

Las aerolíneas estadounidenses pueden obligar a los pasajeros a abandonar los vuelos sobrevendidos a cambio de una compensación, si no encuentran suficientes voluntarios, según el departamento.

United Airlines dice que ofreció 800 dólares a los pasajeros dispuestos a renunciar a su asiento, pero ante la falta de voluntarios decidió escoger los pasajeros que debían desembarcar.

La compañía se ha comprometido a llevar a cabo una investigación interna para examinar en particular cómo sus equipos manejan los exceso de reservas y la política de compensación. Los resultados deben ser publicados el 30 de abril.

John Slater, funcionario a cargo de las operaciones del aeropuerto de Chicago, aclaró que el incidente no había sido resultado de la sobreventa de pasajes, sino por que la empresa necesitaba cuatro asientos para sus empleados.

"Fue un fracaso de nuestro sistema", admitió Slater.

AFP

 AFP internacional