Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Foto sin fecha de Médicos Sin Fronteras (MSF) muestra el personal médico tratando a civiles heridos tras una ofensiva contra los militantes talibanes por las fuerzas afganas y de la coalición en el hospital de MSF en Kunduz, el 3 de octubre de 2015.

(afp_tickers)

El Pentágono anunció el sábado que hará pagos en compensación por las muertes y heridos en los ataques aéreos estadounidenses al hospital de Médicos Sin Fronteras en Kunduz, Afganistán.

La organización, conocida por la sigla en francés MSF solicitó una investigación independiente internacional, luego de que 22 personas murieran en el ataque del 3 de octubre.

El departamento de Defensa cree que es importante enfrentar las consecuencias del trágico accidente", dijo el portavoz del Pentágono Peter Cook en un comunicado.

"Una medida que el departamento puede tomar es hacer pagos de condolencia a los civiles no combatientes heridos y a los familiares de los civiles no combatientes muertos como resultado de las operaciones militares estadounidenses", dijo Cook en una declaración, agregando que las fuerzas estadounidenses en Afganistán también tienen la autoridad para pagar reparaciones en el hospital.

El ataque llevó además al cierre de la clínica de MSF, considerada vital en una región acosada por la guerra y carente de atención médica.

El ataque fue realizado días después de que los taliban invadieran la ciudad, resultando muchos residentes heridos luego de duras batallas en las calles.

El presidente estadounidense Barack Obama se disculpó ante MSF por el ataque, afirmando que se trató de un error.

Tres investigaciones separadas están en marcha, una por parte de los militares estadounidenses, otra de la OTAN y una tercera del gobierno afgano.

Pero la ONG médica, que calificó el ataque como un crimen de guerra, subraya la necesidad de una investigación internacional, afirmando que el bombardeo violó la Convención de Ginebra.

AFP