El peronista de centroizquierda Alberto Fernández fue el más votado frente al gobernante liberal Mauricio Macri, según sondeos de boca de urna al terminar la elección presidencial de este domingo en Argentina, aunque aún se desconoce si habrá balotaje.

"Es un gran día para la Argentina", dijo muy sonriente Fernández al salir con aire triunfal de su casa a saludar a simpatizantes después del cierre de la elección.

La votación finalizó y los sondeos de boca de urna daban como ganador a Fernández en todo el país, aunque no se indicó si ganó en primera vuelta. Los resultados comenzarán a conocerse a partir de las 21H00 locales.

"Nos parece apresurado aventurar expectativas", reaccionó Marcos Peña, jefe de gabinete de Macri y a cargo de su campaña.

La participación fue superior a 80%, según el ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

Bajo un clima de tensión en varios países de América Latina, con masivas protestas en Chile, Bolivia y Ecuador, crisis en Venezuela y comicios en Uruguay, la elección de Argentina es clave en la configuración de fuerzas en la región.

- Dos modelos -

Macri, un ingeniero de 60 años, termina su mandato con el país sumido en la peor crisis económica desde 2001, con alta inflación (37,7% a septiembre) y un aumento de la pobreza (35,4%). Pero el presidente defiende que durante su gestión debió hacer ajustes para ordenar el desequlibrio económico que encontró al asumir en 2015, y que a partir de ahora se verán los resultados.

Si se confirman los sondeos, Fernández, un abogado de 60 años que postuló en fórmula con la expresidenta Cristina Kirchner (2007-2015), ganará en primera vuelta, pues le alcanza con obtener más de 45% de los votos o más de 40% y superar en al menos 10 puntos a su rival. De lo contrario, el balotaje será el 24 de noviembre.

"Alberto y Cristina representan un modelo de mayor equidad. Me entusiasma que se acabe con un país que solo beneficia a un pequeño grupo", apuntó Liliana, una arquitecta de 64 años.

Los inversores temen que una victoria de Fernández implique el retorno de las políticas intervencionistas del kirchnerismo (2003-2015). Analistas se preguntan además quien gobernará: Fernández -exjefe de gabinete de Cristina y de su esposo, el fallecido Néstor Kirchner- o la expresidenta de 66 años.

Fernández aseguró una y otra vez que los depósitos bancarios argentinos están a salvo y rechazó que se vuelva a repetir el fantasma de la crisis del año 2001, cuando se congelaron y se pesificaron los que eran en dólares.

Pero los argentinos ya dieron muestras de su temor. Desde las primarias de agosto, cuando Fernández obtuvo 49% de los votos frente a 32% de Macri, hubo retiros de depósitos en dólares por más de 12.000 millones (36,4% del total). Y tan solo el viernes, el Banco Central perdió otros 1.755 millones de dólares en reservas para frenar la depreciación de la moneda.

El lunes "habrá mucha presión sobre el peso y sobre los bancos, pero los mercados ya anticiparon los resultados, la reacción no será tan brutal como luego de las primarias" de agosto, vaticinó Nicolás Saldías, investigador del Wilson Center.

- "Esa Argentina que soñamos" -

Macri expresó "tener la confianza de los argentinos para seguir construyendo esa Argentina que soñamos", tras emitir su voto.

Voté por Macri con "la convicción y certeza de que hizo las cosas bien y que las puede hacer mejor todavía (...) Nadie puede poner a un país en pie en cuatro años, después de cómo lo encontró", opinó María Marta Rosauer, de 54 años.

En el último mes, Macri concentró sus esfuerzos en convencer a los indecisos para sumar votos que permitan ir al balotaje, al recordar las denuncias de corrupción contra el kirchnerismo y su entorno.

"Creemos que esta elección nos permite continuar con una depuración que está intentando este gobierno", dijo Lila Ferrari, de 60 años, al elogiar la "limpieza de corrupción" de Macri.

- Negociar con el FMI -

A mediados de julio de 2018, en medio de una corrida bancaria, Macri acudió al Fondo Monetario Internacional que otorgó un préstamo de 57.000 millones de dólares a cambio de un ajuste fiscal que frenó aún más la economía. Todavía falta la entrega de 13.000 millones, pero el FMI espera el resultado electoral.

Pese a que Fernández ha criticado en varias oportunidades al presidente por aumentar la deuda a niveles insostenibles, aseguró que cumplirá con el pago.

Pero además de los mercados, necesita dar seguridad a los millones de personas que votaron por Macri.

"Fernández deberá restaurar la confianza en el kirchnerismo. En los meses que vienen, y hasta que asuma (el 10 de diciembre), Macri será el presidente y Fernández tendrá el poder", explicó Saldías.

"Tienen que dar señales de que trabajan juntos, de lo contrario, la situación se hará insostenible", advirtió.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes