AFP internacional

Plataforma petrolífera en la bahía Guanabara de Rio de Janeiro, Brasil, el 8 de junio de 2017

(afp_tickers)

Los precios del petróleo terminaron este lunes en su nivel más bajo desde noviembre en Nueva York, siempre afectados por la abundancia de la oferta en Estados Unidos, donde los stocks se mantienen en cotas elevadas.

El precio del barril de "light sweet crude" (WTI) para entrega en julio, perdió 54 centavos, a 44,20 dólares en el New York Mercantile Exchange (Nymex).

El barril de crudo Brent del Mar del Norte cerró en el Intercontinental Exchange de Londres a 46,91 dólares, o sea, una pérdida de 46 centavos respecto al viernes.

"Los inversores están simplemente nerviosos respecto de la tendencia de las reservas y quieren una reducción sólida antes de asumir que los precios tocaron fondo" y pueden volver a subir, estimó Mike Lynch de Strategic Energy & Economic Research.

Las reservas estadounidenses de crudo aumentaron más significativamente de lo previsto según datos publicados por el departamento de Energía (DoE) la semana pasada, y las reservas de gasolina subieron de manera inesperada.

La publicación de esas cifras agravó aun más la caída de los precios, que ya habían registrado tres semanas de baja.

Desde el inicio del año, el precio del crudo perdió 17,7% de su valor en Nueva York.

Esto hace dudar de las posibilidades de que la Opep logre dejar las reservas mundiales en su promedio de los últimos cinco años gracias a cuotas de producción.

"En el tercer trimestre habrá caídas más importantes de las reservas que las registradas hasta el presente, gracias a la demanda estival (...), pero no creo que sea suficiente para alcanzar el objetivo de la Opep", estimó James Williams de WTRG.

AFP

 AFP internacional