Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El secretario general de la OPEP, Mohammed Barkindo, llega a una rueda de prensa el 28 de septiembre de 2016 en Argel

(afp_tickers)

Los precios del petróleo frenaron su subida este jueves tras haberse disparado con el anuncio sorpresa de los países de la OPEP de reducir su producción, un acuerdo que suscita dudas sobre su aplicación y sobre su efecto en la economía.

Poco después del acuerdo del miércoles por la noche de reducir la producción en 750.000 barriles diarios, los precios se dispararon un 6% pero después se fue enfriando el entusiasmo, primero en los mercados asiáticos y luego en Europa.

Hacia las 15h00 GMT, el barril de crudo Brent del mar del Norte para entrega en noviembre se recuperaba un poco, hasta los 48,90 dólares en el Intercontinental Exchange (ICE) de Londres, 0,21 centavos más (+0,47%).

En cuanto al barril de 'light sweet crude' (WTI), referente estadounidense, ganaba un 0,79% (0,37 céntimos), hasta los 47,42 dólares.

Por su parte, las compañías petroleras subieron en bolsa, como Royal Dutch Shell (+6%) y BP (+4%) en Londres, Total (+4%) en Francia o Repsol (+3%) en España

Tras seis horas de reunión y semanas de negociaciones, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) anunció su decisión de rebajar su producción a entre 32,5 y 33 millones de barriles diarios (mbd), frente a los 33,47 mbd que producían los países del cártel en agosto, según datos de la Asociación Internacional de la Energía (AIE).

Se trata del recorte de producción más importante desde 2008, en plena crisis financiera, cuando el barril pasó de 150 dólares a cerca de 40.

"Es demasiado pronto para saber si este acuerdo (...) tendrá un impacto sobre el equilibrio del mercado", donde sigue habiendo exceso de oferta, dijo la AIE, que representa a los países industrializados consumidores de petróleo.

El acuerdo, alcanzado durante una reunión informal en Argel, fue posible porque Arabia Saudí aceptó finalmente que Irán quedara excluido del compromiso. Los iraníes eran contrarios a congelar la producción porque quieren recuperar su nivel de producción anterior a las sanciones internacionales.

Arabia Saudí, un país suní, e Irán, chií, son las dos potencias rivales en Oriente Medio y tienen posiciones opuestas en muchas cuestiones, entre ellas los conflictos en Yemen y Siria.

- Reunión en Viena -

Los inversores también estarán atentos a lo que hagan los demás productores de petróleo que no están en la OPEP, como Rusia, que se congratuló por el acuerdo pero dijo que mantendría su producción a niveles récords.

"Todo dependerá de la situación macroeconómica y de los planes de las compañías, pero queremos mantener los volúmenes de producción al nivel actual", dijo el ministro de Energía, Alexandre Novak, y repitió que consideraría "justo" un precio de entre 50 y 60 dólares.

Estados Unidos también reaccionó con prudencia. "La decisión de la OPEP puede crear una subida de precios a corto plazo pero tendría que ser duradera (...) para suscitar nuevas inversiones y nuevos proyectos en Estados Unidos", dijo a la AFP Jeffrey Eshelman, portavoz de la asociación del sector, IPAA.

Las decisiones concretas de producción de cada uno de los 14 países del cártel, que produce el 40% del petróleo mundial, se tomarán en una reunión el 30 de noviembre en Viena.

Según los analistas, la caída de los ingresos petroleros ha sido clave en el acuerdo para intentar reactivar el precio del crudo, muy débil desde mediados de 2014 y que rondaba los 45 dólares el barril antes del anuncio.

Hasta ahora, frente al 'boom' del gas y el petróleo de esquisto estadounidense que arrastraron los precios a la baja, los países más ricos de la OPEP habían optado por seguir produciendo y mantener así sus cuotas de mercado.

El presupuesto de Arabia Saudí, que depende en un 73% de los ingresos petroleros, tuvo en 2015 un déficit fiscal récord y obligó a poner en marcha medidas de austeridad.

También es el caso de Venezuela, donde el 96% de las divisas proceden del petróleo, y cuyo ministro del rubro, Eulogio del Pino, calificó de "histórico" el acuerdo de Argel en un mensaje en Twitter.

"Numerosos miembros de la OPEP sufren económicamente por los bajos precios. Sus economías están estancadas o retroceden y tienen problemas de presupuesto", explica Greg McKenna, analista de AxiTrader.

"Por eso parece que finalmente las necesidades presupuestarias se han impuesto a las necesidades políticas. Creo que el aumento de las cotizaciones y la prometida reducción [de producción] durarán", afirma.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP