Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una bomba de extracción de petróleo en un campo en Sweetwater en Texas, Estados Unidos, el 19 de enero de 2016

(afp_tickers)

El petróleo se estancó este viernes en Nueva York en medio de dudas sobre si los acuerdos de reducir la oferta por seis meses desde enero se extenderán por más tiempo.

El barril de "light sweet crude" (WTI) para entrega en abril, ganó 3 centavos para cerrar a 48,78 dólares. A lo largo de la semana, ganó 0,60% y frenó así su caída de la semana anterior que superó 10% en Nueva York.

En Londres el barril de Brent del mar del Norte aumentó 2 centavos a 51,72 dólares en los contratos para mayo.

Los inversores evaluaron en la jornada si los países de la Opep y otros grandes productores como Rusia mantendrán la reducción de la oferta que comenzó en enero y debería terminar en junio.

Arabia Saudita, miembro dominante de la Opep y artesano de los acuerdos de reducción de la producción, dijo el jueves que "hará todo lo necesario para devolverle al sector una situación saludable".

Sin embargo el analista James Williams advirtió que los saudíes "no están dispuestos a hacer las cosas solos".

Arabia Saudita tiene en su mira a Rusia que no ha disminuido la producción de acuerdo a lo previsto, según Williams.

La eventual prolongación de los pactos más allá de junio es crucial por cuanto los esfuerzos hechos desde enero demoran en reflejarse en una merma de los stocks.

Estados Unidos, que no está atado a pactos y cuyos stocks mermaron la semana pasada pero aún siguen siendo elevados, confirmó la reanudación de su producción.

La cantidad de pozos activos, un indicador de la producción, aumentó esta semana, según el grupo privado Baker Hughes.

AFP