Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen de una plataforma petrolera tomada el pasado 29 de septiembre en centro-sur del mar Mediterráneo

(afp_tickers)

El petróleo cerró este lunes en leve alza en Nueva York tras seis sesiones consecutivas en caída, que llevaron su precio a los valores más bajos en siete años.

El barril de "light sweet crude" (WTI) para entrega en enero ganó 69 centavos a 36,31 dólares.

En Londres el barril de Brent, también para entrega en enero, quedó prácticamente estable al perder apenas un centavo y cerrar en 37,92 dólares.

"Técnicamente el mercado había vendido demasiado", comentó Ted Sloup, de la firma iiTrader.com y comentó que hubo "una corrección sana".

"El mercado permanecerá muy en baja" a mediano plazo dado que "los excedentes de petróleo continuarán inquietando a los inversores", aseguró.

También destacó que los inversores están en una actitud prudente debido a que este martes la Reserva Federal de Estados Unidos inicia una reunión de dos días luego de la cual se espera que anuncie su primer aumento de los tipos de interés en casi una década.

Si la Fed aumenta los intereses, aumentará también el dólar y eso encarecerá las compras de crudo de quienes precisan billetes verdes para abastecerse de petróleo.

Tal vez, comentó Sloup, "veamos subir los precios hasta el miércoles, e incluso el jueves, pero los inversores apostaron a la baja probablemente para aprovechar la ocasión" y tomar beneficios.

Para Sloup es muy difícil que el mercado supere a corto plazo el piso de los 40 dólares sobre el cual estuvo hasta el 4 de diciembre.

De su lado, analistas del Commerzbank estimaron que los especuladores son en parte responsables de la caída de precios registrada desde el 4 de diciembre.

"Después de todo bastantes indicadores muestran que el mercado pronto se estabilizará y que el equilibrio será restaurado", sostienen los analistas del Commerzbank. Resaltaron que el año 2015 quedará marcado "por uno de los mayores aumentos de consumo que se haya visto".

AFP