Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro de Economía de Cuba, Ricardo Cabrisas, el 2 de febrero de 2016 en París

(afp_tickers)

La economía cubana, que cerró 2016 en números rojos lastrada por la crisis en Venezuela, creció un 1,1% en el primer semestre de este año, informó este viernes el ministro de Economía, Ricardo Cabrisas.

"El Producto Interno Bruto (PIB), al cierre del primer semestre del año, se estima crezca alrededor del 1,1%", dijo Cabrisas en la primera sesión anual del Parlamento, dedicada a analizar la marcha de la economía.

Ese crecimiento viene empujado básicamente por mejores desempeños en los sectores del turismo, el más dinámico de la economía, construcción, transporte y comunicaciones, indicó Cabrisas según declaraciones difundidas por los medios oficiales. La prensa internacional no tuvo acceso a las deliberaciones.

Destacó que la puesta en marcha "de un grupo importante de medidas (...) ha permitido atenuar el impacto desfavorable a la economía en este primer semestre", en medio de "la inestabilidad en el suministro de combustibles y la insuficiente disponibilidad de divisas".

Sometida al embargo estadounidense desde 1962 y arrastrada por la crisis de Venezuela, su principal aliado económico y político, Cuba entró en 2016 en recesión por primera vez en más dos décadas, al registrar una caída del 0,9% del PIB con respecto al crecimiento del 4,4% del año anterior.

Cabrisas agregó que "al cierre de junio los ingresos externos incumplieron", persisten "incumplimientos" en "el manejo eficiente de los portadores energéticos (combustible)" y que el plan de producción de azúcar quedó "un 14%" por debajo de lo previsto.

En una reunión con diputados previa a la sesión, Cabrisas explicó que el país mantiene la meta de crecer un 2% del PIB este año, pero advirtió que aún "resta un semestre de intensa labor, no exento de tensiones".

El Gobierno de Raúl Castro, en el poder desde 2006, emprendió una cauta reforma para potenciar la economía de la isla, que ha dado un mayor espacio a la iniciativa privada, aunque el Estado sigue controlando un 70% de la economía.

AFP