AFP internacional

Joseph Muscat y su esposa, Michelle, el sábado 3 de junio antes de votar en un colegio electoral de la ciudad maltesa de Burmarrad

(afp_tickers)

El primer ministro de Malta, el laborista Joseph Muscat, se mantendrá en el poder pese a las acusaciones de corrupción, según los resultados casi definitivos de las elecciones legislativas publicados este domingo.

Gracias en parte a la buena marcha de la economía de esta isla del mar Mediterráneo, miembro de la Unión europea (UE), Muscat, de 43 años, salió triunfador y proclamó su victoria.

"Está claro que los electores han elegido seguir en la misma vía" declaró, y exhortó a los malteses a permanecer unidos, mientras sus partidarios laboristas festejaban el triunfo en las calles de la capital, La Valeta.

El opositor Partido Nacionalista reconoció su derrota. El Partido Laborista de Muscat obtenía un 55% de los votos, una vez escrutado el 92% de ellos.

Esta victoria mantiene inalterable la situación en la Unión Europea, cuya presidencia semestral rotatoria corresponde a Malta hasta el 30 de junio. El liderazgo de Muscat es generalmente apreciado por sus socios de la UE.

El balance de Muscat, en el poder desde 2013, oscilaba entre los buenos resultados económicos y un escándalo de corrupción.

La campaña electoral estuvo marcada por las revelaciones de una evasión fiscal a gran escala, contenidas en los Papeles de Panamá, los millares de documentos comprometedores que emanaban del gabinete de abogados panameño Mossack Fonseca

Además, la isla de Malta -que se independizó de Gran Bretaña en 1964- ha sido acusada de ser un paraíso fiscal para algunas empresas europeas.

A su vez, la mujer del primer ministro, Michelle Muscat, fue acusada de tener una cuenta en Panamá para cobrar sobornos, acusación que el jefe del Gobierno había tildado de "mayor mentira de la historia política de Malta".

- Economía en pleno 'boom' -

Muscat, un experiodista, llegó al poder hace cuatro años con un programa de centroizquierda, poniendo fin a 15 años de gobierno del partido conservador. Entre sus logros figuran la adopción de las uniones entre homosexuales y una economía en pleno 'boom'.

El crecimiento de Malta será este año del 4,6%, el triple del promedio en la zona euro, a la que se sumó la isla mediterránea en 2008. Goza de superávit presupuestario y la deuda está bajo el nivel del 60% del PIB, tal como estipulan los tratados europeos.

Gracias a este balance, Muscat aseguraba a los 430.000 malteses que "los mejores días están por delante", y prometió financiar además un gran programa de infraestructuras viales por unos 700 millones de euros.

El turismo, que representa un 25% de la riqueza del país y genera el 30% del empleo, también está en plena expansión, con un número récord de visitantes.

Pero Malta es objeto de especial interés de parte de las instituciones internacionales pues el sistema financiero maltés está acusado de servir de refugio a fiscal a empresas rusas, libias, e incluso europeas.

AFP

 AFP internacional