Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un vehículo de la policía estacionado en una calle de Washington el pasado 27 de abril

(afp_tickers)

Un policía estadounidense sospechoso de haber matado hace una semana a un adolescente negro disparando contra un coche lleno de jóvenes que salían de una fiesta se entregó el viernes y fue acusado formalmente de homicidio, anunciaron las autoridades.

Roy Oliver, un policía blanco de 37 años, se dirigió el pasado 29 de abril en compañía de un colega a Balch Springs, en la periferia de Dallas, tras haber sido alertado de la presencia de menores ebrios, indicó el diario Dallas Morning News.

Jordan Edwards, de 15 años, y otros cuatro jóvenes salían de una fiesta en un coche después de haber oído disparos. Roy Oliver disparó entonces contra el vehículo, alcanzando al adolescente en la cabeza, informaron los medios. Desde entonces, el policía se encontraba en paradero desconocido.

Según las autoridades locales, Roy Oliver se entregó y se le notificó la acusación de homicidio por un juez de Texas en la prisión del condado de Weatherford, unos 60 kilómetros al oeste de Dallas.

El policía, sin embargo, fue puesto en libertad tras el pago de una fianza de 300.000 dólares, indicaron las mismas fuentes. Según los medios locales, Oliver ha sido apartado del cuerpo de la policía.

Ray Oliver "tenía la intención de infligir graves heridas corporales y de cometer un acto poniendo claramente en peligro la vida de otros, y que provocó la muerte", consideró la oficina del 'sheriff' local en un comunicado, anunciando la acusación del agente.

El policía disparó contra el coche, alcanzando en la cabeza a Jordan Edwards. En un primer momento, los responsables de la policía afirmaron que Roy Oliver abrió fuego porque el vehículo daba marcha atrás hacia él de manera agresiva, según el Dallas Morning News.

Pero finalmente cambiaron esta versión después de haber visto las imágenes de la cámara colgada en el uniforme del policía, explicando que en realidad se veía al coche alejándose cuando Jordan Edwards recibió el impacto.

Los casos de violencia policial contra los negros sacuden a menudo EEUU, tan numerosos en los últimos años que los hechos son ahora filmados por testigos o por las cámaras incorporadas en los uniformes de los mismos policías.

Según un recuento del diario The Washington Post, Jordan Edwards era el más joven de las 339 personas abatidas por la policía en EEUU desde principios de año.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP