Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Botellas de vino colocadas para la cata, el 5 de abril de 2016, durante la semana "primeurs" de los prestigiosos vinos de Burdeos, en una sala del convento de los dominico en Saint-Emilion

(afp_tickers)

Calificada de "excepcional", la añada 2015 disparó hasta un 60% los precios de las más prestigiosas bodegas de Burdeos, volviendo a los niveles récord de 2009 y 2010.

Sin embargo, este espectacular aumento afecta únicamente a los vinos de más renombre, porque el resto de los grandes vinos de esta región del sudoeste de Francia registró alzas de entre el 5 y el 35%.

Después de cuatro cosechas, de 2011 a 2014, sutilmente calificadas de "buenas" y con precios por debajo de su calidad intrínseca, la cosecha de 2015, bendecida por la naturaleza y ensalzada por la crítica, permitió a este vino retornar a unos precios a la altura de su prestigio.

Así, los primeros Grand Crus (según la clasificación de los vinos de Burdeos de 1855) aumentaron en promedio su precio del 56% en relación a 2014, en torno a 600 euros (680 dólares) la botella al detalle. Pero esto no significa que todos los vinos de la región sean prohibitivos.

"Son marcas de lujo pedidas por el mundo entero y las mayores fortunas", alegó un corredor de vinos local especializado en grandes caldos. "No se debe concluir que todos los vinos de Burdeos son desmesuradamente caros", agregó antes de precisar que 2015 "merecía un reajuste en relación con 2014".

De esta manera, los segundos Grands Crus de la denominación Médoc aumentaron solo un 30% en promedio, mientras que los terceros, cuartos y quintos Grands Crus lo hicieron un 20%.

El mismo esquema se reprodujo en la denominación Saint-Emilion. Los Grands Crus de clase A subieron un 40%, los de clase B un 36% y los Grands Crus classés un 21%. En cuanto a los Graves, el incremento fue del 36% para los tintos y del 8% para los blancos.

La única denominación que, en su conjunto, se benefició del "efecto añada" y de las notas entusiastas de los catadores es la de Pomerol, cuyos precios progresaron entre un 40% y un 50%.

- La primera sin Parker -

La cosecha de 2015 señala un regreso de la plaza bordelesa a los negocios. Además de la añada excepcional, el presidente de la empresa U'wine, Thomas Hébrard, estimó que las buenas cifras de exportación de vinos y licores, que provocaron que las reservas "se vaciaran", y "la coyuntura favorable con un euro bajo", llevaron "a comprar la cosecha de 2015".

Otra particularidad de esta campaña de vinos 'en primeur' es que se llevó a cabo sin el influyente experto estadounidense Robert Parker, quien se retiró.

Durante su "reinado", de casi 20 años en Burdeos, la nota dada por Parker determinaba el precio de la botella. "El efecto nota se atenuó sin Parker", aseguró un comerciante de Burdeos, comprador de grandes cosechas.

Si bien las bodegas desean hacer fructificar de esta histórica añada de 2015 y su larga conservación esperada, los negociantes también esperan aprovecharla ya que, comentan, "fue el comercio el que vivió cuatro años difíciles, no las bodegas".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP