Navigation

El premier británico aprueba un esperado informe sobre la presunta injerencia rusa

El primer ministro británico, Boris Johnson, el 13 de diciembre de 2019 en Londres afp_tickers
Este contenido fue publicado el 16 diciembre 2019 - 13:50
(AFP)

El primer ministro británico Boris Johnson aprobó para su publicación un muy esperado informe parlamentario sobre la supuesta interferencia de Rusia en la política del Reino Unido, anunció su portavoz este lunes, aunque aún no se fijó una fecha para su difusión.

El líder conservador "está conforme con que su publicación no perjudicaría el trabajo de aquellos organismos que salvaguardan nuestra seguridad nacional", dijo el portavoz.

Este informe de 50 páginas sobre la actividad rusa en el Reino Unido, incluida la posible injerencia en el referéndum sobre el Brexit de 2016, fue redactado hace meses por el Comité de Inteligencia y Seguridad (ISC) del Parlamento.

Su presidente, Dominic Grieve, acusó a Johnson de retrasar deliberadamente su publicación hasta después de las elecciones legislativas y la oposición parlamentaria afirmó que podía contener pruebas de supuestos lazos entre el Partido Conservador y multimillonarios rusos.

Como el resto de la cámara, el ISC fue disuelto antes de los comicios de la semana pasada y el informe no puede publicarse hasta que se forme uno nuevo, lo que podría llevar semanas dado que sus nuevos miembros deben ser aprobados por votación parlamentaria.

La comisión parlamentaria inició su investigación sobre Rusia en noviembre de 2017 y su informe final fue aprobado por las agencias de inteligencia británicas a principios de este año, según Grieve.

El ISC afirmó en su informe anual que la investigación era una respuesta a la inquietud por la interferencia de Rusia en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016 y el impacto de la desinformación patrocinada por Rusia.

También hizo referencia al envenenamiento en 2018 del exespía ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia en la ciudad inglesa de Salisbury, que Londres y sus aliados occidentales atribuyen a Moscú aunque ésta lo negó.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.