Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Migrantes comprobando sus teléfonos móviles tras llegar a la isla griega de Kos cruzando el mar Egeo, entre Turquía y Grecia, el 12 de agosto de 2015

(afp_tickers)

El presidente checo, Milos Zeman, dijo este sábado que la actual ola migratoria de refugiados que buscan llegar a Europa es "una invasión organizada" y señaló que los jóvenes iraquíes y sirios que migran deberían "tomar las armas" y luchar contra el Estado Islámico (EI).

"Estoy profundamente convencido de que estamos enfrentando una invasión organizada y que no es un movimiento espontáneo de refugiados", afirmó Zeman en su mensaje navideño que fue difundido el sábado.

Para el presidente checo, la compasión es "posible" con los refugiados viejos o con los enfermos y también con lo niños, pero no con los hombre jóvenes, que deberían quedarse en su país y enfrentar a los yihadistas.

"Me pregunto por qué estos hombre no toman las armas para luchar por la libertad de su país", afirmó Zeman, elegido presidente a principios de 2013.

El mandatario de 71 años comparó la situación a la de los ciudadanos que abandonaron el país durante la ocupación nazi entre 1939 y 1945.

Zeman también realizó declaraciones polémicas durante la crisis en el seno de la Unión Europea sobre la deuda griega, afirmando que su país entraría en el euro el día en que Atenas dejara la unión monetaria.

Tanto República Checa, como Eslovaquia, dos países que pertenecieron al eje soviético y que se unieron a la Unión Europea en 2004, han rechazado el sistema europeo de cuotas para distribuir a los refugiados.

Más de un millón de refugiados han llegado a Europa durante 2015, muchos de ellos huyendo de la violencia en Afganistán, Iraq y Siria.

La gestión de la crisis migratoria ha generado roces entre los socios europeos, aunque pocos refugiados han solicitado quedarse en República Checa, un país de 10,5 millones de habitantes.

Sin embargo, un estudio reciente mostró que cerca de 70% de la población se opone a la llegada de migrantes y refugiados al país.

AFP