Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de Mercedes-Benz, Dieter Zetsche, presentando el nuevo sedán Clase-E de la firma, el 10 de enero de 2016 en la víspera del Salón Internacional del Automóvil en la ciudad estadounidense de Detroit

(afp_tickers)

Los fabricantes de vehículos diésel lograron contener los daños a su imagen causados por el escándalo de Volkswagen, declaró a AFP Dieter Zetsche, presidente de Daimler, la casa matriz de Mercedes-Benz.

"Durante un cierto tiempo, toda la industria (de los automóviles diésel) fue afectada", dijo Zetsche el domingo, en la víspera de la apertura oficial del Salón del Automóvil de Detroit (norte de EEUU). "Pero tenemos la impresión de que ahora hemos recuperado la confianza de nuestros clientes y de los accionistas", agregó.

Tras la revelación del escándalo de los motores Volkswagen equipados con un 'software' destinado a burlar los controles antipolución, Zetsche dijo que había comprendido que era urgente dar seguridad a los accionistas, inquietos por el impacto nefasto de este caso sobre otros fabricantes.

Esto incluyó principalmente explicar "lo que hacemos y lo que no hacemos", indicó. "Desde entonces, el grado de confianza que la gente tiene en la marca Mercedes no es muy diferente del que tenía antes del escándalo", afirmó.

Mercedes-Benz vendió en 2015 una cifra récord de vehículos en Estados Unidos, 380.461 unidades, un aumento anual de 3,8%.

Las compañías alemanas Mercedes-Benz y Volkswagen comercializan desde hace décadas vehículos en Estados Unidos bajo la etiqueta 'clean diesel' ('diésel limpio'), pero con tecnologías diferentes.

Sin citar su nombre, Zetsche lanzó dardos a su compatriota: "Papá Noel nos trajo (a Mercedes-Benz) un montón de caramelos, contrariamente a ciertos fabricantes alemanes". "Es evidente que el año pasado no fue afortunado para todos", agregó.

El director general de Volkswagen, Matthias Müller, se disculpó públicamente con los estadounidenses el domingo, en el marco del Salón del Automóvil de Detroit, y anunció una inversión de 900 millones de dólares en ese país, por el escándalo de los motores diésel trucados, que dañó la imagen de la empresa.

Mercedes-Benz, que busca despojar del título de primer fabricante de lujo en Estados Unidos a su compatriota BMW, está incrementando su oferta. La empresa presentó el domingo el nuevo Mercedes Clase E, lleno de tecnología.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP