Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Carlos Tavares, presidente del grupo francés automovilístico PSA Peugeot Citroen, sonríe mientras presenta los resultados de la empresa del año 2015, en la sede de PSA en París, el 24 de febrero de 2016

(afp_tickers)

El presidente del grupo francés de automotor PSA Peugeot Citroën, Carlos Tavares, aseguró este miércoles que no era él quien se fijaba su salario, tras la polémica generada en Francia al duplicarse su remuneración hasta llegar a más de 5 millones de euros anuales.

"Como pueden imaginar, no es Carlos Tavares quien fija el salario de Carlos Tavares", sino el Consejo de vigilancia de la empresa, en función en parte de los objetivos fijados a los directivos. "Yo no participo en la negociación que conduce a fijar esos objetivos", explicó el directivo a un grupo de periodistas.

Tavares, ganó el año pasado 5,24 millones de euros, según unos documentos publicados el pasado viernes. Se trata de poco menos del doble de su salario del año anterior (2,75 millones de euros). Esto desató una polémica en Francia, donde unos la califican de "suma indecente" en tiempos de crisis y otros de "recompensa de un éxito".

El Estado francés, que posee el 13,68% del capital de PSA, se opuso en vano a ese aumento de la remuneración, calificada el martes de "perjudicial" por el ministro de Finanzas, Michel Sapin. "Estamos en un momento en el que el esfuerzo es necesario" y ese esfuerzo debe ser "compartido", dijo Sapin.

En cambio, Tavares recibió el respaldo del empresariado. "Cuando hay logros, no me escandaliza que se recompense el éxito", declaró Pierre Gattaz, líder del Medef, la principal organización empresarial francesa, calificando a los empresarios de "héroes" que "asumen riesgos".

Este miércoles, el ministro francés de Economía, Emmanuel Macron, en unas declaraciones al diario le Parisien/Aujourd'hui en France, asegura que Tavares se "equivocó al hacer abstracción de la sensibilidad de los franceses".

PSA es el primer grupo automovilístico francés, con 2,97 millones de unidades producidas el año pasado. En 2014, afectado por la crisis del sector en Europa, estuvo al borde de la quiebra y fue salvado gracias a la intervención del Estado francés y de la firma china Dongfeng.

Tavares fue entonces nombrado presidente del directorio del grupo, que se recuperó gracias a un plan de reducción de gastos, mediante esfuerzos pedidos a los asalariados, entre otras medidas. En 2015, la firma obtuvo un beneficio neto de 1.200 millones de euros, su primer resultado positivo desde 2010.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP