Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente ruandés, Paul Kagame, candidato a su reelección, en Gakenke, cerca de Kugali, el 31 de julio de 2017

(afp_tickers)

Cerca de 6,9 millones de ruandeses están convocados a las urnas el viernes para unos comicios que, con toda probabilidad, darán la presidencia a Paul Kagame, el hombre que lleva dos décadas dirigiendo el país con mano de hierro.

Visionario para algunos, déspota para otros, el líder de 59 años se enfrenta a dos pequeños candidatos aprobados por la comisión electoral: Frank Habineza, el dirigente de la única formación opositora tolerada en Ruanda, el Partido Democrático Verde, y el candidato independiente Philippe Mpayimana.

Pero la batalla parece perdida de antemano para los dos opositores, casi desconocidos en su país y que han tenido muy pocos medios para hacer campaña contra el presidente, cuyo Frente Patriótico Ruandés (FPR) controla todos los ámbitos de la sociedad desde el final del genocidio de 1994.

Los colores de Habineza y Mpayimana son casi invisibles en el país africano, donde el rojo, el blanco y el azul del FPR ha sido omnipresente durante la campaña iniciada el 14 de julio.

- "Ninguna posibilidad" -

Más de un centenar de personas acudieron a un mitin de Habineza en el sur del país de cerca de 12 millones de habitantes.

"He venido por curiosidad, pero él (Habineza) no tiene ninguna posibilidad", asegura Sabin Nkundukozera, de 66 años. "Kagame nos dio todo lo que nos había prometido. Voy a votar por Kagame. Es el único", afirma.

"Es la primera vez que veo a ese señor, ni siquiera puedo decirle su nombre", dice Sylvain Mutaimukunda, un agricultor de 38 años. "Para gobernar este país se necesita a una persona fuerte, y él no es fuerte", añade.

El propio Kagame no duda de su próxima victoria y repite que el resultado de las elecciones quedó sellado en 2015, cuando el pueblo votó en referéndum a favor de modificar la Constitución para permitirle postularse para un tercer mandato.

Varios observadores condenaron esa reforma, que podría permitirle permanecer en el poder hasta 2034.

- Coronación -

Kagame es el líder de facto de Ruanda desde que el FPR derrocó en julio de 1994 al Gobierno extremista hutu que desencadenó el genocidio que causó la muerte de 800.000 personas, sobre todo miembros de la minoría tutsi.

Primero fue vicepresidente y ministro de Defensa, dirigiendo el país en la sombra, antes de que el Parlamento lo nombrara presidente en el año 2000. En 2003 y 2010, fue reelegido por los ruandeses con más del 90% de los votos.

Kagame se considera como el principal artífice del espectacular desarrollo económico de un país que quedó exangüe tras el genocidio, pero los grupos defensores de los derechos humanos lo acusan de no respetar la libertad de expresión y de reprimir cualquier tipo de oposición.

"La verdadera oposición, la gente con una verdadera voz, no tiene permiso" para participar en las elecciones, asegura Robert Mugabe, uno de los pocos periodistas ruandeses crítico con el poder. "No hay elecciones en Ruando, tan solo una coronación".

Para el analista político ruandés Christopher Kayumba, Kagame sigue siendo popular porque el pueblo lo considera como el garante de la estabilidad.

Los 2.343 colegios electorales abrirán el viernes entre las 07H00 y las 15H00 (05H00 y 13H00 GMT).

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP