Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El socialista Antonio Costa habla durante el debate parlamentario que terminó en la moción de censura contra el Gobierno, el martes 10 de noviembre en Lisboa

(afp_tickers)

El presidente portugués, Aníbal Cavaco Silva, debe decidir si encarga al jefe del Partido Socialista, Antonio Costa, formar un nuevo gobierno, tras la caída el martes del Ejecutivo de derecha.

Para el politólogo Antonio Costa Pinto, "lo más probable es que designe primer ministro a Antonio Costa, pero su decisión dependerá de la solidez del acuerdo que se le presentará".

La Constitución no prevé ningún plazo máximo para que el mandatario designe un primer ministro. Cavaco Silva podría consultar a numerosos interlocutores antes de tomar una decisión. Así, el jueves tiene previsto reunirse con representantes de varias confederaciones patronales.

La izquierda portuguesa, unida por primera vez en 40 años de democracia, domina el nuevo Parlamento y aspira a formar gobierno para terminar con la política de austeridad.

El martes, aprobó una moción de censura contra el programa del Gobierno de derechas, provocando su dimisión tras apenas 11 días en funciones, por lo que el presidente debe designar a un nuevo primer ministro.

Cavaco Silva, un conservador que siempre se mostró reacio a designar un gobierno apoyado por la izquierda que considera "antieuropea" y "opuesta a la OTAN", podría exigir garantías suplementarias al líder socialista.

El mandatario también podría optar por un gobierno de derecha que se limite a gestionar los asuntos ordinarios, a la espera de que se realicen nuevas elecciones, pero el primer ministro de derecha, Pedro Passos Coelho, quien dirige el actual gabinete minoritario, pareció descartar esta opción.

- ¿Elecciones anticipadas? -

El Parlamento no se podrá disolver hasta que no se cumplan por lo menos seis meses de legislatura, por lo cual no se podrán realizar nuevas elecciones a corto plazo. Por otra parte, la realización o no de estos comicios anticipados ya no dependerá de Cavaco Silva, sino del futuro presidente de Portugal, cuya elección está prevista para enero.

El PS firmó tres acuerdos distintos con el Bloque de Izquierda, formación cercana al partido Syriza que gobierna en Grecia, el Partido Comunista y los Verdes.

Según el líder del PS, esta alianza permitiría a los socialistas formar "un gobierno estable, responsable, coherente y duradero", que la izquierda radical apoyará en el Parlamento, aunque sin integrarse en el mismo. "No creo en la cohesión de esta nueva mayoría y el país tampoco", replicó Passos Coelho.

La izquierda lusa quiere reactivar la economía aumentando los ingresos de los portugueses, poniendo fin a los recortes de los salarios de los funcionarios en 2016, descongelando las pensiones o aumentando el sueldo mínimo de 505 a 530 euros mensuales.

Con esto, confía en mejorar la actividad y, en consecuencia, las finanzas públicas, un ámbito en el que el PS espera rebajar el déficit público al 2,8% del PIB en 2016.

Al mismo tiempo, los socialistas abogan por una lectura "más inteligente y flexible" de las normas fiscales europeas, que propugnan un déficit inferior al 3% y una deuda pública limitada al 60% del PIB.

El programa de la izquierda suscita preocupación en el mundo de las finanzas, si bien Antonio Costa, de 54 años, secretario general del PS y exalcalde de Lisboa, aseguró en varias ocasiones que el apoyo de la izquierda antiliberal, muy crítica con la Unión Europea (UE) y sus reglas presupuestarias, no pondrá en tela de juicio los compromisos internacionales asumidos por Portugal.

No obstante, según el profesor de economía Joao Duque, "salvo que ocurra un milagro económico, los socialistas tendrán que optar entre las promesas hechas a los portugueses y los compromisos internacionales".

AFP