Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Abd Rabo Mansur Hadi escucha a un asistente durante la última cumbre entre países árabes y suramericanos, el pasado 11 de noviembre en Riad, la capital saudí

(afp_tickers)

El presidente Abd Rabo Mansur Hadi regresó este martes a Yemen desde su exilio saudí, tras el lanzamiento de una vasta ofensiva apoyada por una coalición árabe contra los rebeldes hutíes respaldados por Irán.

Hadi aterrizó en Adén, capital provisional del país, y se dirigió de inmediato al palacio presidencial para "supervisar" las operaciones que se proponen reconquistar la provincia de Taez (suroeste), señaló una fuente de la presidencia.

El primer ministro, Jaled Baha, había anunciado el domingo la llegada inminente del jefe de Estado y de todos los miembros del Gobierno, "para ejercer sus funciones en el territorio yemení". Hadi ya había tratado de volver a Yemen en septiembre, tras seis meses de exilio en Arabia Saudí.

Había viajado junto a Baha a Adén, reconquistada en junio por sus hombres en el marco de la operación liderada por los sauditas. Pero tuvieron que volver al mes siguiente a Riad, tras un atentado contra el hotel donde se había instalado el gobierno.

Hadi declaró al puerto de Adén capital provisional de este país del sur de la península Arábiga tras conseguir huir en febrero de Saná, donde los rebeldes lo habían confinado a arresto domiciliario. Marchó al exilio en marzo, cuando la coalición árabe lanzaba una intervención de apoyo a su Gobierno, reconocido por la comunidad internacional.

Unas 5.000 personas, más de la mitad de ellas civiles, murieron desde el inicio de la intervención, según Naciones Unidas. La guerra agravó la crisis humanitaria en este peupérrimo país, donde el 80% de la población se halla amenazada por la hambruna, según la ONU.

- Avance hacia Taez -

La coalición desplegó tropas terrestres en agosto, después de meses de bombardeos aéreos. Y reforzó el dispositivo de manera significativa para la operación sobre la provincia de Taez, indicaron fuentes militares.

Esa provincia fue escenario en los últimos meses de encarnizadas batallas. En la ciudad de Taez, la tercera del país, hay fuerzas rebeldes, pero están asediadas por los insurgentes chiitas hutíes y sus aliados.

Las tropas progubernamentales y de la coalición árabe tomaron durante la noche la aldea de Waziaa, de acuerdo con fuentes castrenses. Pero la agencia Saba, controlada por los rebeldes, aseguró que los hutíes repelieron los ataques contra esa localidad.

Más al sur, según la fuente militar, las tropas de Hadi avanzaron hacia Rahida, la segunda ciudad de la provincia, tras duros combates cerca de Shuraija. Las tropas leales se hallan además a apenas "30 kilómetros de Mocha", sobre el mar Rojo, según un oficial.

La ofensiva terrestre fue apoyada por bombardeos aéreos de la coalición árabe. Desde el lunes, 26 insurgentes y 33 militares de las tropas leales perdieron la vida, según fuentes del bando de Hadi.

Unos 400 soldados sudaneses se sumaron este mes en Adén a las fuerzas de la coalición árabe. Otros 500 ya habían llegado en octubre. Fuerzas sudanesas desplegadas en la base aérea de Lahj participan en la ofensiva sobre Taez, dijeron el lunes fuentes militares.

La ofensiva pone en tela de juicio los esfuerzos de la ONU para abrir negociaciones de paz a fin de mes. Una tentativa de diálogo había fracasado en en junio, debido a las exigencias de la coalición de un repliegue de los rebeldes de los territorios que habían conquistado.

AFP