Navigation

El presupuesto del gobierno de Trudeau enfatiza en grandes obras y energías verdes

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, durante una visita a la sede de Naciones Unidas, en Nueva York el 16 de marzo de 2016 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 23 marzo 2016 - 08:55
(AFP)

El primer presupuesto del gobierno del canadiense Justin Trudeau va en consonancia con las promesas electorales del político liberal, buscando la recuperación de la economía a partir del gasto en infraestructura y la protección del medio ambiente con la apuesta a las energías limpias.

"Estamos comenzando a revitalizar la economía", dijo el martes el ministro de Finanzas, Bill Morneau, al presentar el presupuesto federal 2016/17, que comienza a regir el 1 de abril.

Para estimular el crecimiento económico de Canadá, paralizado desde hace casi dos años con la caída de los precios del petróleo, una política de estímulo fiscal necesariamente tiene un precio, la deriva del déficit.

Aunque el primer ministro, Justin Trudeau, basó su campaña electoral en la promesa de gastar en las infraestructuras, con un déficit potencial de 10.000 millones de dólares canadienses en el primer ejercicio, la realidad económica lo ha atrapado.

Sin ingresos fiscales, con un crecimiento lento, Canadá se hundirá en el rojo con un déficit proyectado tres veces mayor, de 29.400 millones de dólares canadienses -CAD- (22.638 millones de dólares estadounidenses, o unos 21.000 millones de euros) con su programa de gasto en infraestructura.

Para Bill Morneau, este presupuesto es "una oportunidad sin precedentes para dar forma al futuro", pero para eso se necesita invertir.

Con el gasto en infraestructura, pero también en medio ambiente y calidad de vida, el Gobierno de Canadá proyecta un alza de medio punto de crecimiento en 2016 y de un punto el próximo año.

Los economistas privados habían previsto hasta ahora un crecimiento en ritmo anual del 1,4% en 2016, después de un 1,2% el año pasado debido a una actividad mermada por una recesión en los dos primeros trimestres de 2015.

En los cinco años de legislatura, el gobierno de Trudeau ha previsto 12.000 millones de CAD (9.240 millones de dólares) en gastos de infraestructura, y en caso de de mantener el poder otros cinco años, anunció anticipadamente 108.000 más.

El gasto se centrará en grandes obras, equipos de tratamiento de aguas residuales -para un país donde el agua suele ser gratuita, pero a veces no apta para consumo humano-, la vivienda social y la educación, con rehabilitación de escuelas.

Trudeau también había planeado invertir en el medio ambiente. Para esto, el gobierno proyecta gastar 2.900 millones de CAD (2.230 millones de dólares estadounidenses) durante cinco años para "la lucha contra el cambio climático y la contaminación del aire", y suministrar hasta CAD 2.000 millones en los próximos dos años a "un fondo para una economía baja en emisiones de gases carbono ".

Las energías verdes son privilegiadas en el presupuesto con un esfuerzo especial en la innovación y la investigación, para lo cual el gobierno planea inyectar CAD 130.000 millones (100.100 millones de dólares) hasta 2022.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.