El primer ministro socialista António Costa, en el poder gracias a una alianza con la extrema izquierda, logró una amplia victoria en las elecciones legislativas del domingo en Portugal, según resultados prácticamente definitivos del escrutinio.

De acuerdo con estos números, Costa, del Partido Socialista (PS) aparece cómodamente al frente con el 36,65% de los votos, un apoyo que le permitiría ampliar su bancada en el Parlamento de 85 bancas a por lo menos 106.

En tanto, el candidato del Partido Social Demócrata (PSD, centroderecha), Rui Rio, se sitúa en un lejano segundo lugar, con el 27,9 de los votos. Así, la bancada del PSD en el Parlamento se reduciría de los actuales 89 bancas a 77.

Sin embargo, estos números aún no le dan a Costa, de 58 años, una mayoría absoluta en el Parlamento, de forma que se vería ante la necesidad de negociar un frente, aoyándose en alguna de las bancadas de la izquierda en el legislativo.

En un rápido encuentro con sus partidarios, Costa expresó su satisfacción por los números del escrutinio y adelantó que estaba listo para "renovar la experiencia" de formar una alianza con partidos situados a la izquierda del Partido Socialista.

"La estabilidad es esencial para la drecibilidad internacional de Portugal y para atraer inversiones. El PS va a esforzarse para lograr las soluciones que aseguren esa estabilidad en el conjunto de la legislatura", dijo.

El Bloque de Izquierda, que dispone de 19 bancas en el Parlamento, adelantó que estaba "listo para negociar (con el PS) un acuerdo para ayudar a la estabilidad del país", según declaraciones de su dirigente Catarina Martins.

A su vez, el bloque de los comunistas podría verse ligeramente reducido en estas elecciones, pero ese partido estaría dispuesto a conversar con el PS para aportar al menos una docena de bancas.

Así, Portugal pasa a ser uno de los únicos casos en Europa donde los socialistas gobiernan y donde la extrema derecha no gana terreno.

Tras años de recortes económicos aplicados a cambio de un rescate internacional acordado a Portugal en 2011, en plena crisis de la deuda, la economía del país va mucho mejor.

- Fuerte crecimiento, déficit en baja -

El país ahora registra su mejor crecimiento desde los años 2000 (3,5% en 2017 y 2,4% en 2018), mientras que el desempleo se ha reducido a los niveles anteriores a la crisis (6,4% en julio) y el déficit público se reducirá a 0,2% este año.

"Hemos salido de un periodo muy difícil [...]. Por supuesto que ahora respiramos mejor", declaró Ana Maria Varela, una profesora universitaria de 65 años, después de haber votado "por la izquierda" en Lisboa.

La estrategia del socialista -acelerar la supresión de medidas de austeridad aprovechando la situación favorable para seguir reduciendo el déficit- ha sido su mejor argumento electoral.

"Conmigo, los portugueses saben que no habrá ni radicalismos ni marcha atrás", declaró Costa el viernes, junto a su popular ministro de Finanzas, el presidente del Eurogrupo Mario Centeno.

"Cada voto cuenta y se necesita un PS fuerte para garantizar cuatro nuevos años de estabilidad", añadió, en su último día de campaña.

Rui Rio ya parece haber aceptado su derrota. "Sería agradable poder decir que estoy casi seguro de ganar, pero no es el caso", reconoció el viernes el jefe de la oposición de derecha.

En estas últimas semanas, Rio consiguió sin embargo reducir la ventaja de Costa en los sondeos.

Centró sus ataques en una rocambolesca historia relacionada con el robo de material de guerra en un cuartel del ejército, en el que estaría implicado el exministro de Defensa del actual Primer Ministro.

- Error de último momento -

Costa por su parte cometió un error el último de día de campaña al perder los nervios frente a un elector que lo criticó por su mala gestión durante los mortíferos incendios del verano de 2017, que según dijo el político fueron el momento más difícil de su mandato.

Pero gracias a su buen balance económico, el primer ministro saliente también dejó en mala posición a sus aliados del Bloque de Izquierda (extrema izquierda) y del Partido Comunista, que podrían obtener cerca de un 17% de los votos, un resultado algo inferior al de 2015.

La sorpresa de la jornada quizás será el éxito del pequeño partido animalista PAN, fundado por un filósofo budista, que podría irrumpir con el 3 o 4% de los votos, y tener un papel en una posible alianza gubernamental.

Según Frederico Santi, analista del gabinete Eurasia Group, "el resultado más probable es un gobierno minoritario del PS con el apoyo de partidos de la izquierda radical o, en una hipótesis menos verosímil, con el PAN".

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes