Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente brasileño, Michel Temer, asiste a un acto en Brasilia, el 1 de agosto de 2017

(afp_tickers)

La Cámara de Diputados de Brasil votará este miércoles si archiva o da luz verde a la denuncia de corrupción pasiva contra el presidente del país, Michel Temer.

¿De dónde viene y hacia dónde va este proceso que podría costarle su mandato?

El 26 de junio, el procurador general, Rodrigo Janot, denunció a Temer por recibir un soborno de 500.000 reales (unos 150.000 dólares) de JBS, la mayor procesadora de carne del mundo.

La denuncia llegó al juez del Supremo Tribunal Federal (STF) Edson Fachin, encargado de las causas de funcionarios federales con fueros englobadas en la Operación Lava Jato, que comenzó en la empresa petrolera estatal Petrobras.

Fachin pidió entonces autorización a la Cámara de Diputados para analizar el caso, ya que éste es el único órgano que puede autorizar la instauración de un juicio penal contra un presidente en ejercicio.

En la Cámara de Diputados, la denuncia pasó primero por la Comisión de Constitución, Justicia y Ciudadanía (CCJ), de 66 miembros, que al cabo de varias sesiones de debates emitió un parecer favorable a que la denuncia fuera archivada.

Ese parecer será discutido y votado este miércoles por el plenario de 513 diputados, si es que se consigue el quorum mínimo de votación de 342 (dos tercios de los escaños).

Para que la denuncia siga su curso, es necesario que ésta obtenga el apoyo también de 342 diputados. De lo contrario, será archivada. La votación será nominal y cada legislador será llamado por su nombre. Ausencias y abstenciones juegan en favor del oficialismo, una vez alcanzado el quorum de votación.

En caso de que llegue a la corte suprema, la denuncia será tratada por el plenario de 11 jueces, que definirán si abren un juicio o si la descartan.

En caso de que se pronuncien a favor de un juicio, Temer será suspendido de su cargo por un máximo de 180 días. Durante una eventual suspensión de Temer, el presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, asumiría la presidencia.

Si fuera hallado inocente, Temer retomaría su mandato. Pero si es declarado culpable, perdería definitivamente su cargo y el Congreso debería elegir a su sucesor 30 días después, para completar el mandato hasta finales de 2018.

Sería la segunda sucesión desde mayo de 2016, cuando Temer, vicepresidente de la izquierdista Dilma Rousseff, la reemplazó por el juicio político en el Congreso que la acabó destituyendo por manipular las cuentas públicas.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP