Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El cohete de satélite Simorgh, en su plataforma de lanzamiento, en un lugar sin revelar de Irán, en una imagen divulgada el pasado 27 de julio por el Ministerio de Defensa iraní

(afp_tickers)

Irán puso en marcha en los últimos años un programa balístico con misiles de distinto alcance que preocupa a EEUU y a algunos países de la región como Israel.

Tipos de misiles

Irán ha desarrollado más de 40 tipos de misiles. Los más potentes, Ghadr F y Sejil 2, tienen un alcance de unos 2.000 kilómetros y son capaces de alcanzar Israel, enemigo acérrimo de Irán, pero también todas las bases estadounidenses en la región.

Irán también probó misiles Ghadr H e Imad, de 1.700 km de alcance. Este último fue probado en 2015, después del acuerdo nuclear con las grandes potencias de julio de ese año, lo que le valió sanciones de EEUU en 2016.

Dispone asimismo de misiles de precisión que llegan a distancias de entre 100 y 700 kilómetros. Uno de ellos es el llamado Zolfagar, con el que atacó en junio posiciones del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Siria en represalia por los atentados contra el Parlamento iraní y el mausoleo del imán Jomeini en Teherán.

También fabricó otros misiles tierra-mar y tierra-aire, como el Sayad 3, con un radio de acción de 120 km y capaz de alcanzar cazabombarderos, misiles o drones.

Silos subterráneos

En octubre de 2015, la televisión iraní difundió imágenes de "ciudades subterráneas" con decenas de misiles almacenados en túneles inmensos y capaces de ser disparados desde silos bajo tierra.

El pasado mayo, los Guardianes de la Revolución, el ejército de élite del país encargado del programa balístico, reveló la construcción de la tercera fábrica subterránea de misiles.

Según los responsables de los Guardianes de la Revolución, Irán posee tres fábricas con misiles que pueden ser utilizados con rapidez.

En los últimos años, Irán también desarrolló combustible sólido, lo que hace que los misiles puedan ser utilizados más rápidamente, y misiles de dos fases de impulso, reforzando su precisión.

Sistema antimisiles ruso S-300

A los misiles de fabricación iraní se añade el sistema antimisil ruso S-300, del que se dotó el país después del acuerdo sobre el programa nuclear cerrado en julio de 2015. Está operativo desde hace poco, principalmente para proteger las instalaciones nucleares.

Teherán también está desarrollando su propio sistema antimisiles Bavar 373, "más avanzado que el S-300", según responsables iraníes.

Lanzador de satélites

El jueves, Irán anunció el ensayo de un lanzador de satélites capaz de poner en órbita satélites de 250 kilos a una altitud de 500 km, así como la inauguración de su primer centro de lanzamiento de satélites, en la provincia de Semnan (este de Teherán).

Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Alemania condenaron el viernes este ensayo, afirmando que iba contra la resolución 2231 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, adoptada en julio de 2015 para consagrar el acuerdo alcanzado por Irán, Francia, Estados Unidos, Alemania, Rusia, China y Reino Unido sobre el programa nuclear de la República islámica.

Washington, París, Londres y Berlín consideran que la resolución prohíbe a Irán probar misiles y que la tecnología empleada en esos lanzadores es idéntica a la de los misiles balísticos.

La resolución 2231 "llama a Irán a no llevar a cabo actividades relacionadas con misiles balísticos y capaces de llevar armas nucleares" durante ocho años.

Teherán rechazó estas acusaciones y afirmó que sus misiles no están "concebidos" para llevar cargas nucleares y que el país no tiene intención de producir bombas atómicas, según recalcó el viernes el ministro de Exteriores iraní, Mohamad Javad Zarif.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP