Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un soldado norcoreano permanece en guardia frente al misil Unha-3 en la estación de lanzamiento de satélites en Tongchang-Ri, el 8 de abril de 2012

(afp_tickers)

Estados Unidos y China están divididos ante las amenazas de Corea del Norte, como ha quedado de manifiesto con el anuncio norteamericano de un proyecto de escudo antimisiles en la región que Pekín rechaza, afirman varios analistas.

El domingo, Corea del Norte dijo haber puesto en órbita un satélite mediante un cohete, un lanzamiento que, según la comunidad internacional, es un ensayo encubierto de un misil balístico intercontinental. Pocas horas más tarde, unos mandos militares estadounidenses y surcoreanos anunciaron la apertura de conversaciones formales para el despliegue en Corea del Sur de un sofisticado sistema antimisiles denominado THAAD (Terminal High Altitude Area Defense).

Según Paul Carrol, analista del centro Ploughshares Fund, la apertura de esas conversaciones "es un mensaje para China: si no quiere hacer frente a Corea del Norte, lo haremos a nuestra manera". "Y está claro que existe un peligro. Si China y Estados Unidos no logran acordar un enfoque común para con Corea del Norte, no habrá ningún avance y la situación empeorará", añade.

Además del cohete del domingo, Pyongyang efectuó el 6 de enero su cuarto ensayo nuclear, lo que genera mucha preocupación en Corea del Sur y Japón, dos aliados de EEUU. Washington y Seúl no dejan de presionar a Pekín, principal valedor de Pyongyang, para que adopte una actitud más firme. Pero China teme un derrumbe del régimen de Kim Jong-un y ya mostró sus reticencias a la imposición de sanciones internacionales que consideraba demasiado severas.

Joel Wit, analista del Instituto Americano-Coreano de la Universidad Johns Hopkins, coincide en que uno de los motivos del escudo antimisiles es la frustración respecto a la actitud de China. "Es una forma de enviarle un mensaje a China y decirle que lo que está haciendo Corea del Norte tiene consecuencias reales, incluyendo para los intereses de Pekín en materia de seguridad", explica.

La reacción de China no se ha hecho esperar. Si bien lamentó el lanzamiento del cohete, Pekín dijo estar "profundamente preocupado" por el proyecto de escudo antimisiles THAAD en Corea del Sur.

- Acercamiento Seúl-Pekín -

Según la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, Hua Chunying, dicho despliegue no haría más que agravar la tensión en la península coreana y perjudicar los esfuerzos para acabar con el programa nuclear norcoreano. "Exigimos la prudencia de los países concernidos", dijo la portavoz.

Pekín percibe el sistema THAAD como una amenaza para su propia política de disuasión nuclear. Además, este escudo podría servir para vigilar los disparos de misiles chinos en regiones tan lejanas como Xian (noroeste), destacó la portavoz.

La ecuación diplomática se complica con el hecho de que China es al mismo tiempo el principal socio comercial de Corea del Sur. Y en ese sentido, la presidenta surcoreana, Park Geun-Hye, se ha esforzado en establecer una relación personal fuerte con el mandatario chino, Xi Jinping. La relación bilateral ha mejorado, pero para Seúl, la política norcoreana de China sigue dejando que desear.

Actualmente existe ya una batería THAAD en la isla de Guam, en el Pacífico. Japón también se plantea adoptar este sistema. "La presión de los aliados de Washington para que reafirme y aumente su cobertura protectora va a subir y hay un verdadero potencial de tensiones y de inestabilidad regionales", añade Wit. "En lugar de limitar las ambiciones nucleares de Corea del Norte, lo que vamos a ver es una carrera armamentística", apostilla.

"Para Estados Unidos, el escudo THAAD es una forma de tranquilizar a Corea del Sur. Pero al mismo tiempo debe haber una discusión más amplia con China sobre cómo hacer frente a Corea del Norte", concluye Carroll.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP