Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un conductor echa gasolina a su coche en una gasolinera el 3 de marzo de 2015, en Mill Valley, California (EEUU)

(afp_tickers)

El aumento de las reservas de petróleo hasta un nivel récord podría aumentar la presión sobre un mercado del crudo lastrado ya por una oferta excedentaria y un consumo que se frenará en 2016, según la Agencia Internacional de Energía (AIE).

Como el consumo sigue siendo inferior a la oferta, las reservas alcanzaron un nivel récord de 3.000 millones de barriles a finales de septiembre en los países ricos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Ello trae un "cierto confort a los mercados mundiales" pero "aumentará la presión" sobre el precio del crudo en caso de invierno suave, sinónimo de menor demanda, según la Agencia Internacional de Energía (AIE), que representa los intereses de los países industrializados consumidores.

Este excedente se generó primero en Estados Unidos con la emergencia de los hidrocarburos de esquisto. Luego se propagó a otras zonas de la OCDE, como Europa, pero también fuera de ella, como la propia China.

Este nivel récord de las reservas ofrece "una protección sin precedentes contra los conflictos geopolíticos o inesperados cortes en el abastecimiento", subraya en efecto la AIE, agencia basada en París.

"Las previsiones actuales auguran un invierno suave en Europa y Estados Unidos. Si ello fuera cierto, la inflación de reservas aumentará la presión" sobre un mercado donde reina además una abundante oferta.

El exceso de oferta de crudo se debe, sobre todo, a la ofensiva de la Organización de los Países Productores de Petróleo (OPEP), liderada por Arabia Saudita, que intenta defender sus cuotas de mercado frente a los hidrocarburos de esquisto estadounidense, aunque esto se traduzca por una caída de los precios.

No se prevé que la OPEP cambie de estrategia durante su próxima reunión, el 4 de diciembre en Viena, a pesar de que el barril de petróleo valía menos de 45 dólares el pasado fin de semana, es decir una caída del 60% de su precio desde mediados de 2014.

- Un exceso de la oferta -

Según la AIE, 97 millones de barriles diarios (mbd) fueron producidos en octubre en el mundo, 2 mbd más que hace un año, gracias a un aumento de la producción en los países no-OPEP (58,69 mbd).

Incluso si las previsiones de demanda para este esta año y el siguiente han sido revisadas ligeramente al alza, la oferta sigue siendo excedentaria.

La AIE revisó al alza sus previsiones del consumo mundial de crudo para 2015 y 2016, a 94,6 y 95,8 mbd respectivamente.

Esa cifra representa un aumento anual del consumo de 1,8 mbd en 2015, en gran medida impulsado por el apetito energético de India, antes de un freno en el crecimiento a 1,2 mbd en 2016.

"El crecimiento de la demanda se acerca (en 2015) a casi 2 mbd, un máximo en cinco años, gracias a India que galopa a su ritmo (económico) más rápido en una década. Pero las alzas de la demanda son superadas por la vigorosa producción de la OPEP y la oferta que no cede de los países no-OPEP", destaca la AIE.

AFP