Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos civiles y rebeldes sirios evacuados del barrio de Qabun, en el noreste de Damasco, llegan a un campamento temporal en la provincia de Idlib el 15 de mayo de 2017

(afp_tickers)

El régimen sirio está a punto de restablecer su control sobre la totalidad de Damasco tras seis años de guerra que han causado destrucciones en barrios periféricos y desplazamientos de población.

Con la evacuación de los rebeldes de los barrios de Barzé, Teshrin y Qabun, feudos de la oposición desde marzo de 2011, los insurgentes renuncian a su sueño de apoderarse de la capital y, por tanto, de derrocar al régimen imperante desde hace 50 años.

"Con la toma de estos tres barrios, el régimen controla casi toda la ciudad. Solo les queda a los rebeldes al este una parte de Jobar, que está en gran parte destruido", asegura Rami Abdel Rahman, director del Observatorio sirio de derechos humanos (OSDH).

"Con Alepo reconquistado y Damasco a punto de serlo totalmente, ello significa que la rebelión ya no es más una alternativa política o militar. El régimen ya no está amenazado y, por tanto, no tiene necesidad de hacer concesiones", opina el geógrafo francés Fabrice Balanche.

- Vital para Asad -

Sin embargo, el presidente Bashar al Asad estuvo en el pasado al borde del precipicio.

Su mayor alerta se produjo el 15 de julio de 2012, cuando miles de rebeldes conquistaron varios barrios en la operación 'Volcán sobre Damasco'.

Para expulsarlos, fueron necesarias más de dos semanas para las tropas de élite del régimen.

Recientemente, el 19 de marzo, grupos rebeldes y yihadistas del Frente Fateh al Sham lanzaron desde Jobar una ofensiva sorpresa y penetraron brevemente en la plaza de las Abasides, limítrofe con el centro, antes de ser repelidos.

Pero desde hace seis años, la capital, con 1,6 millones de habitantes, ha sufrido mucho menos la guerra que las dos metrópolis de Homs y Alepo, devastadas por los combates.

"El régimen se ha consolidado gracias a las fuerzas extranjeras rusas e iraníes", dice a la AFP Mohamad Allouche, dirigente de Jaich al Islam (Ejército del Islam), el grupo rebelde más poderoso en torno a Damasco.

"No se trata de una victoria del régimen, sino el resultado de su traición a los compromisos de Astana", según él.

El acuerdo firmado el 4 de mayo en Astana por Rusia, Irán y Turquía crea cuatro "zonas de distensión" en Siria, para facilitar una tregua, aunque sin mencionar la capital.

- Aislar la Guta oriental -

Para Mohamad Allouche, "el régimen tiene ahora un plan para hacerse con el barrio de Jobar y luego dirigirse a la Guta" oriental.

Situada al este de Damasco, esta gran región agrícola y residencial se sumó rápidamente a la oposición al régimen.

Pero el movimiento chiita libanés Hezbolá, aliado del régimen, ha logrado cortar todas las vías que unen Líbano con Damasco y la Guta, tomando posición en Qalamun, en la frontera entre los dos países.

"Al cortar las fuentes de abastecimiento de armas, hombres y provisiones desde Líbano, el régimen y sus aliados han aislado a los rebeldes de Damasco", subraya Joshua Landis, director del Centro de estudios para Oriente Medio en la Universidad de Oklahoma (EEUU).

"Es un verdadero giro en el conflicto", se felicita Ahmed Mounir Mohammed, consejero del Gobierno para la reconciliación nacional. "Es una victoria del Estado sirio a nivel nacional, militar, social y regional", asegura.

Niega que "los acuerdos de reconciliación" que han generado en los últimos días la partida de miles de personas de barrios rebeldes provoquen un cambio demográfico.

El habitante "que ha deseado regularizar su situación se quedó en su casa y el que quiso irse, se ha ido", asegura.

En cambio, Mohamad Allouche califica de "crimen contra la humanidad" estos "desplazamientos de la población".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP