Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un hombre reza en un cementerio en Jan Sheijun el 12 de julio de 2017, cien días después de que un ataque químico se cobrara la vida de al menos 87 personas en esta localidad en el noroeste de Siria

(afp_tickers)

Cien días después del ataque químico contra la ciudad siria de Jan Sheijun, el dolor sigue vivo entre sus habitantes, que cerraron sus comercios en señal de duelo y rindieron homenaje a las víctimas.

El 4 de abril, un ataque contra esta ciudad rebelde de la provincia de Idlib (noroeste) mató al menos a 87 personas, entre ellas muchos niños, provocando la indignación de países de todo el mundo y desatando una respuesta de Estados Unidos con un ataque contra una base del régimen sirio.

El miércoles, los familiares de las víctimas se reunieron en el lugar donde presuntamente tuvo lugar el ataque portando fotos de los fallecidos, entre ellos varios bebés.

"El dolor de la separación no me ha dejado ni un segundo, como a todos aquellos que perdieron a un familiar o a un ser querido", afirma Abdelhamid Yusef, de 28 años.

Su mujer, sus dos hijos pequeños y otros 19 familiares murieron en el ataque. Una foto del joven padre de familia con los cuerpos de dos gemelos dio la vuelta al mundo, provocando una ola de indignación.

"Todo lo que espero es que mis hijos sean las últimas víctimas" de la guerra, dice a la AFP.

Al caer el sol, Abdelhamid acude a las tumbas de sus hijos, arrancando las malas hierbas. Cerca de allí, un anciano reza en silencio, arrodillado en el suelo frente a otra tumba.

En junio, los expertos de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OIAC) confirmaron que en el ataque se utilizó gas sarín.

Aunque el informe todavía no ha esclarecido quién fue el responsable, los habitantes de la ciudad y muchos países occidentales apuntan al Gobierno sirio, que lo desmiente categóricamente.

La comisión conjunta de la ONU y la OIAC ya había concluido que el régimen sirio llevó a cabo en 2014 y 2015 ataques con cloro, y que el grupo yihadista Estado Islámico (EI) utilizó gas mostaza en otro ataque en 2015.

En solidaridad con las familias de las víctimas, los habitantes de Jan Sheijun observaron una huelga y cerraron los comercios.

Según el jefe del consejo local rebelde, Mohamad Ahmad Maarati, quieren "llamar la atención de la comunidad internacional sobre el hecho de que este crimen y muchos otros cometidos por el régimen sirio siguen sin ser castigados".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP