Navigation

El regulador de mercados de China admite "lagunas" en la supervisión

Un inversor camina por delante de una pantalla con los movimientos bursátiles en Pekín, el 13 de enero de 2016 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 16 enero 2016 - 17:29
(AFP)

La "anormal" volatilidad de las Bolsas chinas, que han padecido espectaculares desplomes, revela un mercado "inmaduro" y graves "lagunas" de supervisión, admitió este sábado la autoridad de regulación de mercados financieros en un inusual 'mea culpa'.

"Las fluctuaciones anormales de los mercados bursátiles revelaron la inmadurez de las Bolsas chinas, la inexperiencia de los inversores y un sistema imperfecto de intercambio", subrayó Xiao Gang, presidente de la Comisión de Regulación de Mercados Financieros (CSRC).

"También reflejan lagunas en la supervisión así como mecanismos de regulación inadecuados e ineficaces" añade, según la transcripción de un discurso interno puesto en línea en el sitio de la CSRC.

Este 'mea culpa' se produce tras las caídas de las Bolsas de Shanghái y Shenzhen la semana pasada. Ya se habían desplomado el verano boreal pasado, pese a las numerosas medidas de apoyo del Gobierno, entre ellas masivas compras de acciones e intentos para restringir los movimientos de pánico bursátil.

"Algunas instituciones han dejado prosperar transacciones ilegales e irregulares, en lugar de asumir sus responsabilidades y estabilizar el mercado" prosiguió Xiao.

Algunas sociedades de corretaje son objeto de investigaciones, en especial por delito de información privilegiada.

"Debemos extraer profundas lecciones (...), intensificar las reformas, reforzar la supervisión, apoyar el desarrollo de mercados de capitales sanos", profundizando su apertura, alegó. Las plazas chinas siguen aisladas de las del resto del mundo debido a sus drásticas restricciones sobre los flujos de capital.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo