Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El líder del Movimiento 5 Estrellas italiano, Beppe Grillo, en un acto de campaña en diciembre de 2016 en Turín

(afp_tickers)

El Movimiento 5 Estrellas (M5E), que se proclama baluarte de la lucha contra la corrupción y la casta política en Italia, se enfrenta a las limitaciones de la llamada "democracia directa", un principio sobre el cual basa su estrategia de acceso al poder.

En su portal en internet, llamado "Rousseau", una suerte de torre de control del movimiento, los militantes están invitados a hablar sobre el programa, a elaborar cuentas y a designar a todos los candidatos.

Diseñado por el mago de la informática Gianroberto Casaleggio, fallecido el año pasado, y fundador del movimiento junto con el cómico Beppe Grillo, "Rousseau" se presenta como la herramienta más a la vanguardia para la democracia directa.

Sin embargo, es blanco de duras críticas, incluso internas, sobre todo por la falta de transparencia y por el peso que han adquirido los actuales líderes, cuya creciente popularidad está convirtiendo al M5E en el mayor partido de Italia.

"Más que un partido es un algoritmo", comentó irritado el ex primer ministro de centro-izquierda Matteo Renzi, gran rival de los llamados "grillini", quienes arrasan en los sondeos.

Si bien el jovial Beppe Grillo no ha aceptado presentarse a ningún cargo, es el hombre que tiene la última palabra sobre toda decisión y puede hasta rechazar un proyecto de ley aprobado por los militantes, como fue el caso de la ley para las uniones civiles, o vetar sin explicaciones a un candidato, como ocurrió el año pasado para las alcaldías de Milán y Génova.

El caso de Génova, capital de Liguria, es emblemático. La candidata Marika Cassimatis, ganadora de la consulta en línea para la alcaldía, tuvo que retirar su nombre oficialmente por "comportamientos contrarios a los principios del movimiento".

"Si alguien no entiende esa decisión, pido simplemente que confíen en mí", escribió Grillo en su blog.

Una explicación que resulta inaceptable para algunos activistas y representantes locales, que consideran esa actitud populista y autoritaria.

La selección de los candidatos para las elecciones se ha convertido en una tarea compleja, sobre todo porque el movimiento ha crecido en peso y es cada vez más difícil mantener en paz las distintas "almas" o corrientes internas.

El año pasado, la sorprendente victoria en Roma de Virginia Raggi, escogida en base a dos vídeos entre más de 200 presentados, ha dejado muchas lecciones y causado también muchas decepciones.

Después de nueve meses al frente del gobierno de la capital, la mayoría del 67% de votantes a favor lamenta la cadena de errores cometidos por la alcaldesa para formar su equipo de trabajo, garantizar una política anticorrupción y un buen manejo de la ciudad más importante y difícil del país.

"Es evidente que la democracia directa, por vía electrónica, no funciona, sobre todo porque puede dar lugar a todo tipo de manipulaciones tanto desde el punto de vista técnico como ideológico", sostiene a la AFP Leonardo Morlina, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Roma.

"El ejemplo de Génova es sintomático. Nadie sabe las razones por las que no se respetó la decisión de los militantes. Eso plantea un problema de democracia interna" agregó.

- El éxito electoral -

Fundado en 2009 como formación anticasta, ecologista, antieuro y antiinmigración, el M5E aboga por el principio de la democracia directa, participativa.

En las últimas encuestas alcanza el mismo nivel de popularidad que el Partido Democrático, en el poder, con cerca de 30% de los votos.

"Sin embargo, el número de participantes en las consultas en línea [140.000 inscritos a Rousseau] es menor que el número real de votantes", recalca el profesor Gianfranco Pasquino, emérito de ciencias políticas en la Universidad de Bolonia.

Un fenómeno que demuestra que la urna sigue siendo el mecanismo para apoyar al movimiento, tal como ocurre con los partidos tradicionales.

M5E cuenta con 160 parlamentarios y administra treinta ciudades, entre ellas dos grandes, como Roma y Turín.

Según algunos críticos, el movimiento emplea estrategias controvertidas, como lanzar falsas noticias a través de la web, así como generar dudas y alimentar conspiraciones.

"Nada de eso ha afectado por ahora al electorado de M5E, cuyo rechazo a los partidos tradicionales, a la casta política, le garantiza aún excelentes resultados en las urnas", reconoce Pasquino.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP