Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El rey Mohamed VI de Marruecos participa en un acto para conmemorar el 40º aniversario de la 'Marcha Verde', el 6 de noviembre de 2015 en El Aaiún

(afp_tickers)

El rey marroquí Mohamed VI expresó "con firmeza" la intención de su país de ejercer de modo "pleno" sus "poderes" sobre el Sáhara Occidental, en una visita poco común a El Aaiún, la principal ciudad de la excolonia española.

Marruecos reaccionará "con firmeza ante toda tentativa de cuestionar el ejercicio pleno de sus poderes sobre el territorio", declaró el monarca en la noche del viernes, durante un discurso con ocasión del 40º aniversario de la 'Marcha Verde' en el Sáhara Occidental, lanzada por el reino en 1975 para ocupar el territorio entonces bajo control español.

"Se hace ilusiones quien espera que Marruecos haga cualquier otra concesión", advirtió.

Mohamed VI también afirmó que, "cuarenta años después (...), queremos llevar a cabo una verdadera ruptura con los métodos adoptados para hacerse cargo de los asuntos del Sáhara: ruptura con la economía de renta y privilegios".

"Queremos que los hijos de nuestras provincias del sur dispongan de los recursos necesarios para administrar sus propios asuntos y demostrar su capacidad para garantizar el desarrollo de la región", agregó.

El monarca anunció la movilización de "todos los recursos disponibles para realizar grandes obras y proyectos sociales". Así, mencionó la realización de una nueva carretera de cerca de mil kilómetros entre Tiznit y Dajla, conocida como Villa Cisneros en la época colonial, o la construcción de una planta de desalinización de agua de mar en esta ciudad, la segunda del Sáhara Occidental.

Este discurso está relacionado con un plan de desarrollo elaborado en 2013 por el Consejo Económico, Social y Medioambiental marroquí, que prevé reunir más de 13.000 millones de euros en 10 años, favoreciendo la inversión privada.

Rabat controla la mayor parte del Sáhara Occidental desde la partida de los españoles, colonizadores de la región, a mediados de los años setenta, y propone un plan de autonomía bajo su soberanía sobre ese vasto territorio con una población de alrededor de un millón de habitantes. Esta opción es rechazada por el Frente Polisario, apoyado por Argelia, que reclama un referéndum de autodeterminación para los saharauis.

Los esfuerzos de mediación de la ONU en este conflicto permanecen desde hace tiempo en punto muerto.

AFP