Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro de Hacienda británico, George Osborne, a su salida del número 11 de Downing Street, Londres, el 22 de marzo de 2016

(afp_tickers)

El salario mínimo británico aumentó este viernes un 7,5% gracias a un cambio orquestado con gran pompa por el Gobierno conservador, aunque este alza sabe a poco a los representantes sindicales, que critican la austeridad impuesta en otros ámbitos.

Cerca de 1,8 millones de trabajadores se beneficiarán de la creación del 'salario nacional vital' (NLW, por sus siglas en inglés), el nuevo nombre del actual 'salario mínimo nacional' (NMW), que va a pasar de 6,70 libras brutas por hora (8,50 euros) a 7,20 libras (9,13 euros).

En un país con un desempleo a la baja, de casi el 5%, pero donde todavía existen profundas desigualdades, esta progresión del salario de base es "significativa pero, sobre todo, simbólica", estima Alan Manning, profesor en la London School of Economics.

El aumento del salario mínimo, aunque sea muy notable, sólo representa el 0,1% de la masa salarial del país, sin olvidar que solo los trabajadores de al menos 25 años podrán beneficiarse de él. Para los empleados más jóvenes, el baremo seguirá siendo el NWM con, por ejemplo, un mínimo algo superior a 4 libras (unos 5 euros por hora) para los jóvenes de menos de 18 años.

A nivel europeo, el nuevo salario mínimo británico situará al país cerca del nivel alemán (8,50 euros) o el francés (9,67 euros).

Pero, en términos de poder adquisitivo, sigue siendo muy inferior, según los mínimos evaluados por la Living Wage Foundation, para permitir que los trabajadores vivan dignamente, sobre todo en Londres, donde el precio del alojamiento es muy elevado.

Los representantes sindicales lamentan que, al tiempo que el Gobierno impulsa este alza del salario mínimo, recorta de forma drástica las ayudas sociales.

Tim Nichols, portavoz del Trades Union Congress, la principal confederación sindical del país, explicó que "muchas personas mal pagadas dependen de las ayudas a los trabajadores, como los créditos de impuestos o las ayudas para el alojamiento, para conseguir suficientes recursos".

"El nuevo mecanismo de suspensión de una parte de las ayudas a los trabajadores significa que si su salario aumenta, su ayuda complementaria disminuye", precisó Nichols.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP