Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El sector petrolero de Brasil recupera la sonrisa

El ministro de Minería y Energía de Brasil, Fernando Coelho Filho (I) y el secretario de la cartera Marcio Felix (D), durante una conferencia sobre la subasta de bloques petroleros, el 27 de septiembre de 2017 en Rio de Janeiro

(afp_tickers)

El inicio de una serie de subastas de bloques petroleros en Brasil superó todas las expectativas al recaudar más de mil millones de dólares y dio un respiro a un sector muy golpeado por la crisis.

"Este es un día histórico para el sector petrolero en Brasil, el comienzo de la recuperación de la inversión después de la peor crisis de su historia", dijo Decio Oddone, director de la Agencia Nacional del Petróleo (ANP), al comenzar la subasta del miércoles, en un hotel de Rio de Janeiro.

El martes había calculado en 500 millones de reales (unos 156 millones de dólares) el monto que pagarían las compañías para obtener los derechos de exploración de los yacimientos, la mayoría de ellos offshore y repartidos por la larga costa brasileña.

Pero la suma total llegó a 3.842 millones de reales (1.203 millones de dólares).

"Mis previsiones fueron conservadoras, a pesar de estar conscientes del atractivo de las áreas ofertadas", dijo Oddone al final de la jornada.

La apuesta era alta: el gobierno del presidente Michel Temer confía en estas subastas para hacer revivir una economía convaleciente y con un gigantesco déficit público.

La subasta del miércoles es considerada solo un "aperitivo" de otra programada para el 27 de octubre que involucra áreas con un gran potencial, las del "pre-sal" (yacimientos en aguas profundas bajo una capa espesa de sal), que están en el radar de las mayores petroleras del mundo.

En total, el gobierno espera obtener más de 80.000 millones de dólares en ventas escalonadas hasta finales de 2019.

- Exxon y Petrobras pisan fuerte -

"El éxito de estas primeras subastas demuestra que las próximas serán muy disputadas y que despertarán el interés de las grandes compañías", considera Victor Martins, exdirector de la ANP y hoy a la cabeza de una consultora del sector petrolero.

Este éxito se debe, sobre todo, a la relajación de los estándares exigidos por las autoridades que rigen la exploración petrolera.

"Al crear un ambiente nuevamente favorable a la inversión, las compañías extranjeras vuelven a ver a Brasil como una alternativa", dijo a la AFP el ministro de Energía, Fernando Coelho Filho.

"Vivimos un momento interesante para el sector petrolero, y el gobierno ha anunciado un cronograma claro de subastas para los próximos dos años, que permite a las compañías analizar las opciones con anticipación", dice Glauco Paiva, responsable de las relaciones de Shell Brasil en el extranjero.

La empresa estadounidense Exxon Mobil fue una de las grandes protagonistas en la subasta del miércoles, uniéndose a la estatal brasileña Petrobras para asegurarse seis bloques offshore en la zona de Campos, donde muchos especialistas ven un gran potencial por su proximidad con los yacimientos del "pre-sal".

Por uno de estos bloques ambas compañías, asociadas en un consorcio a partes iguales, no dudaron en pagar 2.240 millones de reales (alrededor de 700 millones de dólares), un récord para este tipo de concesión.

- La cuestión medioambiental -

Para Victor Martins estas inversiones son una muestra de la "salud financiera" de Petrobras, una empresa en el centro de un enorme escándalo de corrupción, que el año pasado inició un gran programa de venta de activos para tratar de salir de tres años de fuertes pérdidas.

Pero a pesar de los alentadores resultados de las primeras subastas, la euforia puede verse enturbiada por un problema recurrente en Brasil: los permisos medioambientales.

"Las principales inquietudes del mercado están relacionadas con los problemas ambientales. En la subasta de hoy, la mayoría de los bloques que están en áreas objeto de decisiones judiciales no recibieron ofertas", recalca Martins.

En total, solo 13% de los 287 bloques ofrecidos en la subasta de este miércoles fueron vendidos, aunque la ANP esperaba recibir ofertas por 20% o 30% de ellos.

Según el periódico O Globo, 177 de los 287 bloques están localizados cerca de reservas ambientales.

El 29 de agosto, el gobierno brasileño rechazó un estudio de impacto ambiental del grupo francés Total para su proyecto de exploración en la desembocadura del Amazonas, amenazando con ponerle final por la falta de garantías en la protección de arrecifes de coral.

Las subastas del miércoles estuvieron empañadas, de hecho, por la protesta de cerca de cien activistas ecologistas e indígenas contra la explotación de energías fósiles en Brasil.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes