Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Empleados del sitio web iraní Pintapin, el equivalente a Booking.com, trabajan en las oficinas de la compañía en Teherán, el 9 de julio de 2017

(afp_tickers)

Las sanciones internacionales contra Irán, que impiden a los gigantes tecnológicos estadounidense acceder a su mercado, han tenido una consecuencia inesperada: favorecer el desarrollo de un "Silicon Valley" local, en pleno crecimiento.

Sus nombres son poco conocidos, pero los servicios que ofrecen las compañas iraníes del sector son reconocibles: Snapp es la versión iraní de Uber, Digikala de Amazon y Pintapin, el equivalente de Booking.com.

Sin embargo, no se trata de "copiar y pegar" un modelo comercial extranjero en Irán, afirma Amirali Mohajer, director general de Pintapin, de 32 años. "Se necesitan expertos locales, de principio a fin, probablemente con un modelo comercial totalmente distinto para que pueda ser rentable", asegura.

Su oficina está al lado de las de otras jóvens empresas tecnológicas, reunidas en los locales del Iran Internet Group (IIG), un lugar donde se reúne la comunidad hipster de Teherán y donde trabajan jóvenes veinteañeros.

En el caso de Pintapin está revolucionando la industria hotelera de Irán. "Hasta hace muy poco, muchos viajes se organizaban todavía por teléfono o fax, una manera de funcionar del siglo pasado", explica Mohajer.

Su equipo dedica gran parte de su tiempo a intentar convencer a los hoteles para que abandonen el sistema de reservas en papel y empiecen a automatizarlas.

Amirali Mohajer, que vivió 16 años en el extranjero, asegura que volvió a Irán cuando se dio cuenta de que las nuevas tecnologías podían tener un "impacto real" en el país.

"Estamos convencidos de que nuestro trabajo permitirá (...) reconstruir una identidad iraní que desgraciadamente se ha visto afectada por los problemas políticos", explica.

- Salón especializado -

En Teherán, el salón especializado Elecomp no para de crecer. Hace tres años participaron 80 start-up y en la edición de este año, celebrada la semana pasada, ya eran más de 400, incluyendo aplicaciones de reparto a domicilio, compras de todo tipo o juegos.

Sin embargo, las empresas internacionales casi no están representadas, como consecuencia de las sanciones estadounidenses contra el país, que se mantienen a pesar del acuerdo internacional de 2015 de levantar las sanciones a cambio de que Irán abandone su programa nuclear.

Esta situación beneficia a algunas compañías iraníes, como una start-up que compra productos a Amazon y los vende en Irán, con un pequeño aumento de precio.

Pero este aislamiento económico no gusta a todos los emprendedores.

"También hay otra cara de la moneda. Cuando estás bajo sanciones tienes la oportunidad de hacer muchas cosas por ti mismo", asegura el organizador del salón, Naserali Saadat. "Pero en conjunto no es algo positivo (...) En este mundo no se puede vivir como en una isla", explica.

Una opinión que comparte Ramtin Monazahian, un empresario iranoalemán. En 2014 dejó Berlín para fundar en Irán la web de comercio online Bamilo y la aplicación Snapp para reservar coches con chófer.

El joven empresario es consciente de que difícilmente le comprarán su empresa las grandes compañías internacionales, como pasa en otros países, pero tiene la ventaja de no tener que luchar con competidores como Uber o Amazon.

Con 80 millones de habitantes y una importante clase media, Irán "es probablemente el último gran país donde todavía no hay competencia", asegura.

Los inversores internacionales son conscientes de ello y compañías extranjeras como el operador de telefonía sudafricano MTN o el grupo alemán Rocket Internet ya han hecho grandes inversiones en Irán.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP