Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Soldados egipcios junto a las pertenencias y equipajes de los pasajeros del avión A321 ruso estrellado en el Sinaí, en Wadi el-Zolmat, zona montañosa de la península, el 1 de noviembre de 2015

(afp_tickers)

El desierto del Sinaí, donde se estrelló el avión de una compañía rusa causando la muerte de sus 224 ocupantes, es una vasta península del este de Egipto, sacudida por las acciones armadas de los yihadistas del Estado Islámico (EI).

Una zona semidesértica en la frontera con Israel

El Sinaí es una península semidesértica de unos 60.000 km2 en el este de Egipto, situada entre el Canal de Suez, al oeste, e Israel y la Franja de Gaza, en el este. En sus costas bañadas por el mar Rojo hay varias ciudades turísticas como Charm el-Cheij, la más conocida, pero todas ellas están lejos del norte del Sinaí, un feudo del Estado Islámico.

La posición estratégica de esta península ha determinado su historia desde hace décadas. En 1979, Israel y Egipto firmaron un acuerdo de paz según el cual los tanques egipcios tenían que retirarse al Sinaí. Por otra parte, la presencia de Israel en la frontera con Egipto y la cuestión palestina alimentan las reivindicaciones de los grupos yihadistas presentes en la zona.

Rencor de los beduinos

Durante años, los beduinos del Sinaí han sido hostiles a las autoridades egipcias, cuya única presencia en la zona parece ser la de los controles policiales. Muchos se sienten maltratados por las autoridades y reclaman los mismos derechos que el resto de egipcios. Los habitantes de la región reclaman ante todo escuelas, carreteras y que no haya cortes de electricidad.

Según varios expertos, este abandono de las autoridades y el rencor de la población explican la implantación de los yihadistas en la península, primero los de Al Qaida, a finales de los años 2000, y más recientemente los del Estado Islámico.

Feudo del EI

Entre 2004 y 2006, una ola de atentados contra las principales ciudades turísticas del Sinaí (Charm el-Cheij, Dahab y Taba) dejó numerosas víctimas en la península.

A partir de 2011 aumentó la tensión, resultado de la revolución egipcia y de sus consecuencias políticas. Es a partir de 2013, tras el derrocamiento por parte del ejército del presidente del país, el islamista Mohamed Mursi, cuando se multiplicaron los ataques.

La mayoría de atentados fueron revindicados por la llamada "Provincia del Sinaí", la rama del EI en Egipto. Este grupo se llamaba Ansar Beit al Maqdis pero cambió de nombre para subrayar su pertenencia al EI.

Los combates se concentran ahora en el noreste del Sinaí, sobre todo en el triángulo formado por Al-Arish, Rafah y Sheij Zuweid. Sin embargo, según los primeros resultados de la investigación, el avión de la compañía rusa Metrojet se estrelló en el centro de la península, lejos de la insurrección yihadista.

Desde mediados de 2012, cuando lanzó su ofensiva contra los yihadistas, el ejército ha sufrido muchas bajas en la región y ha anunciado con frecuencia la muerte o la captura de rebeldes, una información que por el momento no se puede verificar.

AFP