Navigation

El sospechoso de planear un atentado en Alemania había estado en Siria este verano

El director de la prisión de Leipzig, Rolf Jacob, en rueda de prensa informando del suicidio del refugiado sirio Jaber al Bakr, el 13 de octubre de 2016 en Dresde, Alemania afp_tickers
Este contenido fue publicado el 15 octubre 2016 - 15:25
(AFP)

Jaber al Bakr, el refugiado sirio sospechoso de planear un atentado en Berlín que se suicidó en la cárcel, estuvo en Siria dos meses antes con un grupo islamista, afirmó su hermano en una entrevista publicada este sábado.

Según las declaraciones de Alaa al Bakr al diario alemán Die Welt, Jaber al Bakr se fue de Alemania, donde había llegado en 2015 con el estatuto de refugiado, para ir a Siria.

"La última vez que hablamos, hace dos meses, estaba en Idlib (noroeste de Siria). Me dijo entonces que estaba muy furioso y triste por la guerra", explicó Alaa al Bakr desde su casa en la región de Damasco.

Según él, el joven sirio de 22 años iba para colaborar en la "ayuda humanitaria" con Ahrar al Sham, un influyente grupo islamista, rival de los yihadistas del Estado Islámico (EI). Pero pudo "unirse al EI", añadió.

"Sin embargo, también era crítico. Me dijo que el EI no representa al islam, que sus combatientes han hecho cosas malas en Siria y en Irak", reveló Alaa al Bakr.

También explicó que su hermano, que era muy religioso, se radicalizó en Alemania. "Creo que estuvo influenciado por un jeque en Alemania. Visitó una mezquita en Berlín o cerca de Berlín, pero no sé cómo se llama ni el jeque ni la mezquita".

Alaa al Bakr afirmó al Die Welt que no pensaba que su hermano se hubiera suicidado en la cárcel el miércoles porque eso supondría un pecado. "Estoy seguro de que fue la policía la que lo mató", concluyó.

Jaber al Bakr se colgó en su celda, dos días después de su detención, que pudo llevarse a cabo gracias a la ayuda de otros refugiados sirios que lo reconocieron y lo denunciaron a la policía.

Según las autoridades, preparaba un atentado contra un aeropuerto de Berlín. El explosivo fue hallado en su casa.

La muerte de Jaber al Bakr puede paralizar la investigación para determinar si formaba parte de una red más amplia o si actuaba solo.

Por su parte, la policía no dio ninguna información sobre el viaje del sospechoso a Siria. Fuentes cercanas a la investigación habían afirmado sin embargo a los medios alemanes que había estado en Turquía al menos una vez este verano.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?