El Tribunal constitucional alemán limitó el martes los recortes impuestos a las indemnizaciones que reciben los desempleados de larga duración, que constituyó una parte importante de las reformas del mercado laboral de 2005, cuyo legado levanta polémica en la actualidad.

La justicia estimó que los recortes en su asignación mensual básica de 424 euros, decididos, por ejemplo, si rechazan una oferta de empleo, una formación o no se acude a una cita, no deben ser superiores al 30% de este monto, e incluso deben no aplicarse si representan "una dureza extrema".

Hasta ahora se permitía suprimir el 60% a partir de la segunda infracción, e incluso la totalidad de la indemnización durante tres meses.

Según los magistrados, la ley supone para los desempleados de larga duración "un peso extraordinario" al dictarles cómo deben comportarse, por lo que las sanciones deben ser "estrictamente proporcionadas" y no deben poner en peligro su vida.

El texto es aún más severo con los desempleados de menos de 25 años, a los que se les puede retirar completamente la asignación desde la segunda infracción. Pero el tribunal no se hizo cargo de este caso, que queda en suspenso.

- "Efectos perversos" -

La decisión tiene un importante impacto jurídico y político en Alemania, donde las reformas llevadas a cabo en 2005 por el entonces canciller socialdemócrata, Gerhard Schröder, siguen siendo un símbolo a la hora de luchar contra el desempleo combinando indemnizaciones y sanciones.

La baja tasa de desempleo en Alemania (5,0% en octubre) y la solidez del mercado de trabajo esconden el hecho de que 5,6 millones de personas recibieron el año pasado esta indemnización mensual mínima, que se entrega a todo desempleado que pasa un año sin encontrar trabajo (424 euros para una persona sola y 764 para una pareja).

La Agencia federal para el empleo señaló el año pasado 904.000 sanciones aplicadas a desempleados por no respetar las obligaciones marcadas por la ley. En la inmensa mayoría de los casos se impuso la penalidad mínima del 10% de esta asignación mensual.

Pero el Tribunal Constitucional trató un caso particular. Un desempleado de Erfurt, en el este de Alemania, que en 2014 perdió 234,60 euros (el 60% de su indemnización), después de haber rechazado un trabajo y no haber acudido a una cita.

Su abogada había alegado ante el tribunal de asuntos sociales la "espiral" de resignación y de angustia en la que entró su cliente.

Esto hizo que los jueces se cuestionaran los efectos perversos de las sanciones, que supuestamente deben ser incitadoras.

El sistema actual de desempleo "es inadmisible. Hunde a las personas y a sus familias. Ha derribado el estado del bienestar", se indignó en Twitter Dietmar Batsch, líder del grupo parlamentario de izquierda radical Die Linke.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes